«

»

abr 07

Don Pedro Nufio y su impacto cultural en Honduras

Por Federico González C.

Don Pedro Nufio

La cultura de la ciudad de Danlí se enriqueció con la presencia del gran educador guatemalteco Don Pedro Nufio, que llegó contratado por la Municipalidad de Danlí que presidía un danlideño de gran visión, educado en Guatemala: Don Francisco Gamero, para que prestara sus servicios en la Escuela donde se educaba la niñez y juventud de esta bella y amada ciudad. Don Pedro trabajaba entonces en el Instituto Nacional de Varones de Guatemala, y su traslado a Danlí pudo llevarse a cabo mediante la intervención de dos destacados danlideños que laboraban en Guatemala: el Doctor Remigio Díaz, que representaba al Gobierno de Honduras presidido por el General Luis Bográn, ante el gobierno del General Justo Rufino Barrios en aquella República hermana y el doctor Antonio Lazo Arriaga, que en ese mismo tiempo desempeñaba en aquella República, la Subsecretaría de Educación Pública. De manera que por la intercesión de estos dos hijos de Danlí y por una concesión especial de aquel gobierno hacia la ciudad de Danlí, fue que el destacado Maestro Nufio pudo venir a esta ciudad en el año de 1883.

En este centro educativo laboró con tesón y con métodos modernos hasta el año de 1887. Pero a iniciativa de varios padres de familia fundó en ese mismo año el Liceo El Porvenir, de carácter privado, pero con la autorización del Ministerio de Educación; en el que iniciaron sus estudios varios jóvenes de algunas ciudades cercanas a Danlí y también danlidenses, entre otros, Francisco Valle Cárcamo, que después cursó estudios universitarios en Guatemala, lugar en el que fijó su residencia destacándose como poeta, prosista y en varios cargos que ejerció. Las labores en este Colegio tuvieron una duración de dos años, es decir, hasta 1890.

Después, de 1891 a 1896, Don Pedro se dedicó al arte fotográfico que realizaba con verdadera maestría. Fundó un estudio fotográfico en Danlí que fue famoso.

En 1897 reactivó sus labores educativas; fundó y dirigió un Colegio de segunda enseñanza para la formación de Maestros y Bachilleres en la ciudad de Danlí. Los primeros egresados de este Colegio fueron Salvador Moncada y Gilberto Gamero, como maestros; Modesto Armijo y Ambrosio Ponce como Bachilleres.

En este Colegio fundó un teatro en el que hizo representaciones de buenas obras de autores españoles. Los artistas eran los alumnos de más edad. La celebración de las fiestas cívicas en este Colegio eran famosas y hacían llegar a muchas personas de varias localidades cercanas.

Algunas destacadas señoritas de la ciudad de Danlí, tuvieron la suerte de realizar estudios de Magisterio bajo su acertada dirección, entre otras, Trinidad Gamero, que ejerció esa noble profesión por varios años.

Don Pedro fue dueño de una personalidad polifacética: Maestro de Enseñanza Primaria y Secundaria con especialidad en Física y Química; conocedor perfecto de los idiomas francés e inglés; artista, pues como ya lo dijimos, gustaba de la literatura, de la fotografía en la que se destacó, y también practicó actividades teatrales. Fue un hombre sencillo, bueno y con sentimientos filantrópicos. Su humildad le ganó el nombre de “Maestro Violeta”, que en forma poética le dió nuestro admirado y querido Profesor, el poeta Heliodoro Valle. En resumen, podríamos decir que fue un super-hombre.

Danlí, la hermosa y culta ciudad oriental, fue desde la llegada de Don Pedro Nufio, como un faro de luz que irradiaba por todo Honduras, ya que en su seno albergaba un astro de primera magnitud que fulguraba con destellos propios, floreciendo una cultura jamás existida en nuestra tierra; y por consiguiente, la fama de su preparación hacía afluir a la “ciudad de las colinas” estudiantes de toda edad de las diversas latitudes hondureñas.

En Danlí, Don Pedro formó su propia familia, casándose con la virtuosa Señorita María Gallardo, con la cual procreó cuatro hijos: María, Gustavo, Héctor y Pedro. También formaron parte de su familia las señoritas Marina y Clementina Gallardo, sobrinas de su esposa y asimismo, dió albergue y protección en su hogar a otras personas más.

CARGOS EDUCATIVOS DE DON PEDRO EN TEGUCIGALPA

Don Pedro se traslada a la Capital de la República.

Por su fama de gran educador, el Gobierno de Honduras lo nombró Director de la Escuela de Artes y Oficios y de la Casa de la Moneda en el año de 1902.

Después fue nombrado Director del Instituto Nacional Central de Tegucigalpa, en donde estuvo hasta el año 1905. Aquí se graduaron de maestros los jóvenes Cosme García, Miguel Núñez Casco y Cecilio Colindres Zepeda, (1904) y de Maestros y Bachilleres en 1905, los jóvenes Eusebio Fiallos V., Gregorio Selva, Santos Valladares, José Pérez, Manuel Rovelo Landa y otros, algunos de los cuales siguieron estudios universitarios hasta sacar sus títulos de Abogados.

En 1906, el Presidente de Honduras General Manuel Bonilla fundó la Escuela Normal de Varones, y Don Pedro Nufio fue nombrado para organizar y dirigir este nuevo centro de enseñanza. Un magnífico cuerpo de Profesores, inolvidables, colaboró con él en la tarea de forjar hombres para el futuro cultural de nuestra Honduras.

El Maestro Nufio estuvo al frente de la Escuela Normal de Varones hasta el año de 1915, en que obligado por la enfermedad se retiró del cargo.

Murió el 16 de Mayo de 1916 en la ciudad de Danlí. Su muerte llorada por sus innumerables alumnos, fue considerada como una pérdida nacional, decretándose tres días de duelo con suspensión de labores en toda la Nación.

Tomado del libro “Páginas de Oriente” de Federico González C. El título original del artículo es “Danlí, Don Pedro Nufio y la Cultura Oriental y Nacional”.

Ver también el libro Pedro Nufio: Datos Biográficos y Algunas Anécdotas del Venerado Maestro, disponible para la compra en Amazon.

1 comentario

  1. Christian Gutierrez

    Gracias por este bonito artículo. Es muy detallado y bien redactado.

Los comentarios han sido desactivados.