Luis Hernán Sevilla: El Quijote más célebre de Danlí

VISITA AL QUIJOTE MÁS CÉLEBRE DE DANLÍ

Escribe:

Armando Méndez Fuentes

desde New York.

En la primavera del año 1986, muy arraigado imitando al legendario Quijote viajero español; al fin logré la tan esperada decisión de viajar a Danlí sobre mi flamígero rocinante internacional con el ideal único soñado de enfrentarme cara a cara con El Quijote más célebre de Danlí y posiblemente de Honduras.

Se trata del afamado perspicaz escudriñador, de viejos infolios nacionales y españoles incluso del continente americano, don Luis Hernán Sevilla. Este hondureño tan original es un personaje de elevada categoría intelectual que ha sabido aprovechar su valioso tiempo viviendo dichosamente la vida rutinaria en una forma asombrosa; por haberse pasado toda su enérgica juventud ejemplar, totalmente consagrado al estudio profundo y a la inmensa meditación constante… diríase un insólito monje cartujo; de un molde extraño y nada común.

Dinámico Quijote que ha podido encarnar individual; a su frenética época; penetrando con solemnidad al estudio como muy pocos lo saben hacer, releyendo sus libros raros de su voluminosa biblioteca. Este incansable Quijote; casi todo lo ha estudiado. Casi todo lo ha querido saber… casi todo lo ha intentado. Casi todo lo ha logrado meditar como plinio el joven en los famosos templos de Apolo y de Minerva, lamentándose siempre en sus largos y frecuentes éxtasis que nuestra vida sea tan corta, dislocada, problemática, llena de tantas injusticias e infamias y que solamente se vivirá con una increíble brevedad intolerable, resultándole inaceptable que los viejos árboles de su jardín hogareño hayan vivido tanto tiempo y que vivirán muchos más años que él,lo cual le parece una injusta desdicha ser de carne y hueso y no poseer considerándose digno; la agraciada posibilidad divina de ser mejor un Dios inmortal; para continuar descubriendo las fuentes preciosas de la infinita sabiduría inagotable… teorías de su contagioso quijotismo, porque Luis Hernán Sevilla en algunos de sus aspectos internos; muy pocas veces revelados a la sociedad hondureña y a las multitudes ordinarias por ciertas temporadas al observar conmovido los acontecimientos de su pobre patria, se manifiesta absolutamente un Quijote extraterrestre,… identificándose con sus producciones; con aquella recia invulnerabilidad de prestigio que supieron animados demostrar sin perturbarse, sus congéneres ilustres Esteban Guardiola Cubas, Rafael Heliodoro Valle y Froylán Turcios a todo los sancho panzas e imbéciles de su tiempo.

Para ahondar lúcidamente en el asunto que podía quedar sin terminar, necesitamos el sabio análisis expositivo de J.M. Charcot, de Breuer, o de un Janet, caracterizando con los mismos intentos determinantes este caso quijotesco de Hernán Sevilla, la capacidad clínica observadora penetrante de mi amigo el poeta Daniel Laínez con sus acostumbrados juicios avasalladores que supo hacerlo con tanto talento positivo; en su exactísima obra de juicio final literaria: MANICOMIO. Refiriéndose a los escritorzuelos y poetastros hondureños; ninguna pluma de Honduras lo ha sabido dibujar con tanta penetración psicológica tan admirablemente veraz. Por lo tanto, MANICOMIO; ya es una obra clásica acusadora.

Si el Quijote de Danlí, hubiera escrito en la época del gran poeta Laínez, no dudo, estaría colocado en un elevado pedestal como un auténtico Quijote por sus fuertes cualidades peculiares y por las sabias razones culturales que ha sabido exponer siempre en las revistas y en la prensa importante del país. Esta nueva revelación literaria tampoco hubiera pasado inadvertida; en las perennes observaciones acostumbradas de la prestigiosa analogía crítica literaria del capacitado abogado y escritor Froylán Castellanos Mejía; auxiliandolo con grandes estímulos a este caso favorito; con sus investigados procesos imparciales dejándose ver las huellas luminosas de la belleza inolvidable de su fuerte literatura pedagógica.

Tratándose de este caso importante, la terrible y dulce intransigente de Tegucigalpa Choncita Padilla, prestigiosa maestra de varias generaciones y colaboradora de El Ateneo de Honduras con su prosa labrada de notable crítica nacional con toda la autoridad científica literaria, su pluma singular en las batallas terribles del periodismo hondureño; por el honor énérgico que le caracterizaba, con toda su comprobación como defensora permanente del talento original y de todos los derechos cívicos del pueblo; este Quijote hubiera sido su panegírico ideal, después del gran líder Angel Zúniga Huete a quien consagró un culto considerable de enorme admiración…

Igual comprensión ha analizado, con su rica cultura bondadosa al recordar sereno la inmensa generosidad amable de mi adorada maestra Soledad Fernández Cruz, gloria encumbrada del magisterio nacional, apostólicamente apasionada a educar los niños humildes y a dar poderosos alientos divinos con aquella su potencia innata; a los escasos Quijotes de tierra natal como este danlidense de mi preferida observación; dado todo el precioso elixir de su alma socrática obsesiva, poco le hubiera parecido; porque en lo que he vivido, jamás he conocido otra grandiosa; como esta maestra Solita Fernández que haya estado tan ciegamente enamorada de su fanática enseñanza… El profundo amor a la patria; la técnica valiosa ilustre y el estilo depurado que tenían aquellos escritores del dichoso ayer, no la tienen los de hoy, en sus estructuras luchas prosísticas e incluso arrojar verdades a los dictadores de Centro América y del mundo.

Tampoco tuvieron miedo a la opinión pública, a los peligrosos censores; y a los periodistas intransigentes de almas vacías en donde nunca reinaron esas reinas soberanas que se llaman: La Erudición y La Cultura Polifacética… Este Quijote encuentra y está convencido como buen patricio, que Dios, la patria y el arte están primero; y que su gran sueño idealístico es amar y ser amado; siendo más de su predilección, si se trata de seres selectos.

Insatisfecho en su tradicional solidaridad; con todos sus doctorados y títulos universitarios casi ha sido sacerdote ordenado, impidiéndoselo ciertas negativas curiales y anónimos estúpidos hijos vulgares de la envidia; no ha podido obtener su título eclesiástico, aunque fuera al Vaticano para solicitar personalmente ayuda al Papa. El célebre Quijote todavía no ha olvidado de que El Cristo Divino una vez dijo: “Cualquiera que viene a mi, no le echo fuera”.

Muy confortado; con esas bellas palabras de vida, no ha permanecido inactivo en el lodazal de la sociedad hipócrita y cual un nuevo Martín Lutero, Miguel Hidalgo y José María Morelos viaja con nuevos movimientos por distintas regiones de América sobre su inseparable rocinante desplegando activamente al viento las delicadas banderas del Evangelio Eterno; El Amor, ese amor maravilloso de Cristo que no se vende y no se compra, y La Justicia Celestial y los Sagrados Ideales que le obsequió generoso el Divino Maestro de Galilea.

Hace más de 20 años, sostengo relaciones epistolares provechosas con el doctor en leyes Luis Hernán Sevilla. Editor incansable de ensayos excelentes y de obras valiosas; batallando desde hace mucho tiempo por zonas vanguardistas históricas de nuestra Honduras, sabiendo señalar con verdadero honor; su merecido puesto distinguido documental en la historia hondureña a veces desequilibrada, confusa y mal escrita, colaborando en provecho grandioso de nuestro pueblo tan necesitado de contagiosas luces ilustres benefactoras.

Este Quijote, indiscutiblemente es un gran investigador a la sobria manera volteriana, colocando bastante bien ordenadas las cosas extraviadas, dudosas, y otras analogías que tienen que ver con los acontecimientos sociales, artísticos e históricos de nuestra patria desprestigiada y hasta por ciertas obras y folletos mal impresos del hoy desastroso bibliográfico que lanzan algunas casas editoras y la Universidad Autónoma de Honduras. Aún estamos empezando a leer un libro, cuando las pobres hojas huérfanas de ética y verdadera responsabilidad; salen volando por el espacio. Cuando llegamos con cuidado al centro del libro; aquello se ha vuelto un desordenado laberinto desastroso. Froylán Turcios consideró a las obras mal impresas; un desafuero vulgar e inaceptable, indigno de perdonarse y por esas razones justas contra su delicado esteticismo; prefirió resuelto QUEMAR ALGUNAS DE SUS OBRAS,… antes de verlas publicadas en ediciones baratas.

Luis Hernán Sevilla, auténtico representativo vigilante; de nuestra cultura nacional y aclarante expositor sereno de los extraviados fastos hondureños, ha tratado siempre con insistencia destacada; para revelarnos mejor, nuestra todavía desorientada e insatisfecha paleografía nacional sin abstenerse de nuestra ciencia maya; por algunos inéditos privados que atesora, sabiendo que interesa bastante y apasiona con profunda emoción nuestro incomparable Copán; a los facultados sabios arquéologos de Europa y Estados Unidos.

Este Quijote sabe, que nuestro asunto arqueológico copaneco todavía no ha quedado lo suficientemente claro; (agregando los nuevos descubrimientos) para detallar el auténtico significado en algunos aspectos científicos como lo han sabido hacer entusiastas en muchos procesos arqueológicos el afanosísimo norteamericano John Stephens y el incansable erudito mejicano José Díaz Bolio. Sevilla humanísimo Quijote, estudia consecutivamente El Popol-Vuh; esa Biblia divina del pueblo Maya, consulta el Diccionario de la Lengua Maya, Los Jeroglíficos Cronográficos Mayas, los Códices Troano, Borgia, Dresde, Férjérvary, y el Cortesiano. Este Mayólogo Quijote en algunas de sus rituales noches copanecas; goza cuando contempla las danzas misteriosas de la gran serpiente de Quetzalcoatl por sus sabios movimientos; mientras tanto su alma dolorosamente herida sufre y protesta categórico al tener conocimiento que aún ciertas ciudades mayas están sepultadas en la selva hondureña,… mientras ahora con inmenso pesar la ciudad santa de Itzmal; la orquídea arqueológica entre todas las famosas ciudades mayas. ¡Oh Itzmal, linda orquídea pétrea de maravillosos pétalos, deshojados con ignorante descaro; en las manos destructoras del fanático Diego de Landa!…

Al leer detenidamente la obra del Quijote de Danlí, “Cuentos recogidos de la tradición oral”. Víctor Cáceres Lara afirmó: “Constituye un valiosísimo aporte en su obra de rescate de tan importante valor cultural. Todos los materiales que usted ha compilado con extraordinario talento y celo, he leído con sumo detenimiento, felicitándolo por su magnífico trabajo organizado”.

El ensayista Eliseo Pérez Cadalso le obsequió la obra Bibliográfico-Continental. Diccionario de Autores Iberoamericanos. También la obra cuentista del señor Cadalso El Rey del Tango con la siguiente dedicatoria: “A Luis Hernán Sevilla, recordado ex discípulo y erúdito colega”. El Boletín de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras con meritorio juicio aprobado por miembros responsables ha dado a la publicidad valiosos conceptos por la gran obra del capacitado Sevilla; que sabe elevar muy alto y tan dignamente el pabellón de las cinco estrellas. El poeta de Comayagua Edilberto Cardona Bulnes lo llama: “El Duendecillo de la Literatura Hondureña”.

Al terminar Sevilla su largo noviciado estudiantil en Guatemala, en un poema de despedida el estudioso salvadoreño Salvador Llanes declamó: “Y, dame la erudición de Fray Luis Hernán Sevilla”. El señor director del Semáforo; tocante a los temas sexuales publicados por Sevilla ha declarado: “Luis Hernán Sevilla, les sabe sacar chispas y luceros”. Por medio de la Secretaría de Cultura y Turismo a través de la Dirección General de Cultura y financieramente apoyado por la Organización de los Estados Americanos; cooperó en un importante disco que se llama: HONDURAS. (Música Folklórica). Indígena (Misquitos), Garífuna (Negra Caribe), Campesina (Criollas).

Son tradicionales voces musicales, dulcemente se oyen inspiradas en ese bello disco. Gran esfuerzo del profesor Sevilla con otros artistas hondureños; tratando de dar a conocer por tierras de América el divino arte tradicional hondureño. Vayan muy altas felicitaciones y los más calurosos aplausos cordiales al Quijote investigador de Danlí a quien dedico el siguiente soneto mío:

LUIS HERNÁN SEVILLA

Alma llena de encanto afectivo
que ama a su patria con finura,
su prosa bella refleja la hermosura,
del ayer fugaz; tan positivo…
Sus frases cuentan con profusión
leyendas, recuerdos, de nobles reflejos;
cuentos de poeta, ecos de erudición,
amores; que el tiempo llevó tan lejos…

Algunos artistas ignoran estas cosas,
que al Artista; perfuman como rosas
logrando llegar al Eden añorado.
¡Pinta sucesos con verso canoro,
en raros ensayos; que valen oro,
por eso; tanto lo he admirado!.

Armando Méndez Fuentes

Tomado del libro “Danlí en el Recuerdo” de Darío González. (1988)