Socialismo vs. Libre Empresa

Gina Kawas escribe un artículo en el que trata de sostener la tesis de que el socialismo está luchando contra la libre empresa.

Para ella el problema del socialismo es que en él las instituciones del Estado tienen “demasiadas facultades” y que esto termina degenerando en una burocracia ineficiente. Esta es la conocida tesis de que las empresas privadas siempre son más eficientes que las organizaciones del Estado.

Poniendo como modelos de socialismo latinoamericano a países como Venezuela, Bolivia, Brasil, Ecuador y Brasil; ella considera que estos Estados “a través de bonos y subsidios mantienen en dependencia a sus poblaciones, pero no promulgan la verdad innegable que el mejor programa social es generar empleo”.

¿Y cómo se puede generar más empleo? Sencillo, mediante la libre empresa. Es decir, permitiendo que sean las empresas privadas las que provean de bienes y servicios, sin mayor intervención del Estado.

La consecuencia de esta concepción de la libre empresa es la privatización. Para generar mayor empleo habría que privatizar todas las empresas estatales, como las que proveen de electricidad y las empresas de telecomunicaciones. En Honduras, Gina Kawas sostendría que privatizar empresas como Hondutel, ENEE y SANAA produciría más empleo y resultaría en una mayor eficiencia económica. Pero no hay porque detenerse en estas grandes empresas; siguiendo esta misma lógica, también hay que privatizar los hospitales y centros de salud públicos, privatizar escuelas, colegios y universidades.

Es evidente que un programa de privatización de tal estilo recibiría una fuerte oposición popular, por lo que se necesitaría un gobierno de corte dictatorial para implementarlas. De hecho esto ya ha sucedido, como en el caso del Chile de Pinochet. Tal parece entonces que la democracia y la “libre empresa” no son compatibles.

Siguiendo la concepción de socialismo de Kawas, Honduras es un estado socialista, por la restricciones que tiene la empresa privada en Honduras y por el número de empresas públicas. El Partido Liberal y Nacional, de conocida tendencia conservadora, también serían partidos socialistas. Tal concepción de socialismo no es la que defienden los sectores de izquierda en Honduras, que consideran que el Estado de Honduras está siendo dirigido por una élite corrupta, en la cual se encuentran poderosos empresarios que utilizan al Estado para obtener grandes beneficios en contra de los intereses de la mayoría de la población.

Un socialismo sin representación popular no es socialismo. Un socialismo en el que una élite burocrática manipula a la población con bonos y dádivas para comprar voluntades no es a lo que aspira los sectores con simpatías de izquierda, aunque lamentablemente la teoría no siempre concuerda con la práctica.

Tampoco es evidente que la privatización generaría más empleo. En el caso de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, una privatización podría provocar un aumento a las tarifas, lo que sería perjudicial para la actividad económica.

No es evidente que las empresas privadas siempre sean más eficientes que las empresas estatales. En Honduras, como parte de una estrategia de privatización no declarada, se abandona deliberadamente a las empresas estatales a una gestión negligente, con lo que la idea de que las empresas del Estado son ineficientes se convierte en una profecía auto-cumplida para justificar su privatización.

Con las políticas de privatización se socializan las pérdidas y se privatizan las ganancias, beneficiando solo a un pequeño grupo de empresarios favorecidos por el Estado.

En lo que respecta a los países mencionados por Kawas, muchos de ellos cuentan con mejores indicadores económicos que Honduras, por lo que la idea de que imitar algunas de sus políticas nos afectaría económicamente no encuentra asidero. Para el caso de el país vecino de Nicaragua, algunas empresas transnacionales están emigrando de Honduras a Nicaragua por que encuentran allí un mejor ambiente para desarrollar sus actividades.

Recientemente se aprobó en Honduras un paquete de medidas fiscales que resulta una onerosa carga para el sector empresarial, especialmente para la pequeña empresa y para los sectores de bajos ingresos. Estas medidas, impuestas por el conservador Partido Nacional sin consultar con la población, se pueden considerar socialistas según la concepción de socialismo de Kawas. Irónicamente, el Partido Libertad y Refundación (LIBRE), que se considera de izquierda, sería un campeón de la libre empresa en este aspecto. El Partido LIBRE también propone la eliminación de exenciones tributarias y combatir a los monopololios y oligopolios, con lo que también se contribuiría a la libre empresa.

Con todo esto es claro que resulta una falsa dicotomía pretender que la derecha defiende siempre la libre empresa y que la izquierda siempre se opone a ella. Por otro lado no está claro que la concepción tradicional de “libre empresa” resulte siempre en la implementación del bien común. Por ejemplo, en lo que respecta al libre comercio, es sabido que la eliminación de aranceles puede perjudicar a los empresarios nacionales, aumentando el desempleo y la pobreza. En este sentido la izquierda se ha opuesto al libre comercio, y con buenos argumentos.

No todas las izquierdas son iguales. ¿Qué es mejor? ¿Una derecha corrupta o una izquierda inteligente? Según el empresario hondureño Adolfo Facussé: “Yo no me asusto con las ideas de izquierda, de una izquierda inteligente (…) a El Salvador no le ha ido mal, en Nicaragua los empresarios están contentos. Nosotros, sin tener un gobierno de izquierda tenemos un gobierno imbécil. A los empresarios no nos conviene gente muerta de hambre, gente pobre”.

2 pensamientos en “Socialismo vs. Libre Empresa

  1. mariosolana

    Sin el animo de ofender y de alli la expresion que para gustos colores, no me alejare mas que lo necesario, recordemos cuando yo era chico existia la transnacional (emresa privada) tropical radio que en pleno desafio no del estado sino de los consumideres de su producto en este caso comunicaciones, exfolio o estafo por decir algo a la ciudadanis en general desde el momento que el estado les permitio explotar las comunicaciones imponiendo un monopolio y con ello los precios a su antojo, la fundacion de Hondutel fue una bendicion pero los resultados son visibles entonces queda expreso que ninguna de las dos banderas son una salida, el estado no puede manejar las empresas publicas ( politicas de Izquierda, liberal, neo. lo que sea) y la privatizacion ( politicas de empresa privada, centro o derecha radicales cachos o no) la dama Kawas debe comprender que sino la mayoria, una minoria de los empresarios no quieren gente muerta de hambre, gente pobre pero los mismos no pagan a los empleados en la mayoria de sus negocios ni el salario minimo y se aprovechan la precaria situacion y la necesidad por ellos mismos creada para hacer arreglos a vista y paciencia del ministerio de trabajo haciendonos estar sugetos a salarios prrricos, una jugada cantinfleada sin darnos una salida para lograr nuestra independizacion economica alimentando nuestro estupido consumismo que es el verdadero fin de todo empresario o estoy equivocado?

  2. Sonia

    Estoy de acuerdo con mariosolana, hay sectores muy pobres y sectores muy ricos, mientras el empresario se preocupa por vivir un status, , es cierto que la empresa es un pilar para sostener la economia en el pais, pero que haya una nomina considerable, pero lo que sucede que el empresario, contrata al trabajador para que hagamil cosas, estoy de acuerdo, yo lo hago pero es que buscan pagarle lo menos posible y es por alli que el empleado no trabaja agusto. o mejor dicho se entra a la `precariedad, otra cosa o se medio viste o medio come en fin..el pobre se preocupa por conseguir de que comer ahh y que no se enferme xque es su final de vida, un total desorden que lo que da es un corage. todos lo politicos quieren comer el mismo pastel.ya no se puede con la inseguridad, con la canasta basica, con la salud, educacion es una lastima en un pais con mucha riqueza, del cual podria haber un balance para que todos podriamos tener una calidad de vida merecedora..

Los comentarios están cerrados.