Archivo de la categoría: danli

Origen de Danlí

Fastos Históricos de Danlí

En un afán sincero por reconstruir el origen y el pasado histórico de Danlí, son muchos los historiadores que a través del tiempo se han quemado las pestañas en los archivos locales y nacionales, sin encontrar una base sólida en la que se pueda fundamentar su origen.

El desaparecido escritor Luis Hernán Sevilla, asegura que las tierras de Danlí, se legalizaron a favor de Pedro y Alonso Ortiz de Funez en el año de 1679.

El también historiador Francisco Gómez, escribió que la Villa de Danlí fue fundada por españoles sobre las ruinas de un pueblo indígena, en fecha que no se puede precisar.

Por su parte el Profesor e Historiador Don Darío Gonzáles, sostiene que el 19 de octubre de 1794, en providencia librada y firmada por Don Joaquín Lindo, ordena al sub-delegado del Real de Minas de Tegucigalpa para que pase por Danlí, a fijar los límites jurisdiccionales en 5 leguas de circunferencia.

Ante lo anterior hemos creído conveniente informarles en una forma cronológica, las diversas heredades que se suscitaron en el período de formación de lo que hoy se conoce como Danlí.

En el año 1667, Juan Fernando Espino y Fray Pedro de Valle, por la región del río Guayape, fundaron los pueblos de Santa María, San Pedro Alcántara, San Buena Ventura y San Felipe por la confluencia del río Guayape y Guayambre.

Ese mismo año de 1671, los herederos del señor Diego Cárcamo, protestan por amagos de mulatos criollos en formar una población en el Cornizuelar, asegurando ser herederos de Don Pedro Valdez Cárcamo.

En 1672, los mulatos libres despoblaron Santa María de Cuscateca.

En 1673, Pedro y Alonso Ortiz de Fúnez, hablan de ser herederos de unas tierras realengas llamadas Danlí, que por el lado sur colindan con una población de Don Diego de Cárcamo.

El 1 de enero de 1676 el poblado de Santa María de Cuscateca, tuvo por primera vez autoridades municipales, siendo ellos:

Francisco Centeno, Alcalde
Antonio de la Cruz, Alguacil Mayor
Francisco Oseguera y
Pascual Xecenteria
como Regidores.

En 1678 el propietario de la hacienda de San Antonio de Vallecillo, Sargento Ricardo Antonio Rodríguez, declara que las tierras de Danlí, son baldías y realengas, y que no hay población ni sembrados.

Sintetizando, llegamos a la conclusión que del año 1620 en adelante hubo asentamientos esporádicos, de lo cual se deduce que el origen de Danlí, se puede encontrar en las sucesivas heredades que se produjeron en el valle de Cuscateca.

Por lo tanto la evolución de Danlí, hasta llegar a convertirse en una renaciente y próspera población, pudo haber ocurrido entre los años de 1679 y 1690, porque del año 1700 en adelante se menciona la Villa y Partido de Danlí.

—-
Tomado de la revista “Danlí. Leyenda y Misterio”.

Geografía y Clima de Danlí

Danlí, tiene una extensión geográfica de 3776 kilómetros, la población asciende aproximadamente a 158.305 habitantes:

Área Urbana: 46, 517 entre 52 barrios y colonias.
Área Rural: 107,122 entre 38 aldeas y 626 caseríos.

Es el segundo Municipio en Honduras de mayor extensión territorial. Cuenta con 38 aldeas y 626 caseríos.

Limita con el departamento de Olancho, con los municipios de: Trojes, Teupasenti, Jacaleapa, El Paraíso y con la República de Nicaragua.

Danlí, goza de un clima templado y húmedo, sus meses más frescos son los de noviembre, diciembre, enero y febrero.

Los vientos predominantes son los que proceden del noreste y soplan en la temporada más fresca de noviembre a febrero.

——
Tomado de la revista Danlí. Leyenda y Misterio.

Quién era Marcelo Tinoco

Por Roberto E. González

Marcelo Tinoco

En todo Honduras se sabe que el estadio de fútbol de la ciudad de Danlí se llama MARCELO TINOCO, ¿pero sabe usted quién fue este personaje?

Marcelo Tinoco nació el 16 de enero de 1939 en cuna humilde como la mayoría de los futbolistas en Honduras, su madre, una mujer humilde de nombre Adriana Tinoco, siempre estuvo con él en todo momento.

Marcelo, de oficio carnicero, dio sus primeros pasos en el fútbol bajo la dirección del maestro carpintero y gran jugador y entrenador de fútbol: Pablo Valladares. Éste le enseñó los movimientos básicos de un arquero, ya con esto y su habilidad natural se convirtió en deportista admirado por todos los aficionados de este deporte.

Hablar de Marcelo Tinoco es remontarse a épocas de pundonor, coraje y vergüenza deportiva, donde los jugadores de antaño se entregaban a plenitud minuto a minuto.

Marcelo era de estatura mediana, 1.66 mts. y 150 libras de peso, pero cuando estaba bajo el marco defendiendo los colores del equipo de sus amores era un gigante. Con un estilo suicida que salía a barrérsele a los pies de los delanteros contrarios, hacía que la emoción se desbordara en los aficionados que asistían al campo Julio Verne a ver especialmente sus voladas de esquina a esquina y su seguridad para tomar el balón en sus manos.

Marcelo se convirtió en el ídolo del fútbol para los niños y jóvenes de los años 60 del siglo pasado, muchos niños lo rodeaban antes de cada partido y ya luego cuando el partido iniciaba, se ubicaban detrás del marco donde él estaba.

Esto y más fue el gran Marcelo Tinoco. Su estilo de juego valiente y suicida lo llevó a la muerte. Sucedió en un partido entre DANLÍ vrs. COLINAS, al lanzarse a los pies de un delantero en el momento que éste pateaba al marco el balón. Portero y delantero rodaron por la gramilla, pero Marcelo tuvo golpes internos que quizá por falta de recursos no fue atendido a tiempo. Murió el miércoles 10 de julio de 1968 en su humilde morada.

Con la muerte de Marcelo Tinoco se cierra un histórico capítulo en el acontecer deportivo de la zona oriental.

—-
Tomado de la revista “Danlí, Leyenda y Misterio”.

Don Pedro Nufio y su impacto cultural en Honduras

Por Federico González C.

Don Pedro Nufio

La cultura de la ciudad de Danlí se enriqueció con la presencia del gran educador guatemalteco Don Pedro Nufio, que llegó contratado por la Municipalidad de Danlí que presidía un danlideño de gran visión, educado en Guatemala: Don Francisco Gamero, para que prestara sus servicios en la Escuela donde se educaba la niñez y juventud de esta bella y amada ciudad. Don Pedro trabajaba entonces en el Instituto Nacional de Varones de Guatemala, y su traslado a Danlí pudo llevarse a cabo mediante la intervención de dos destacados danlideños que laboraban en Guatemala: el Doctor Remigio Díaz, que representaba al Gobierno de Honduras presidido por el General Luis Bográn, ante el gobierno del General Justo Rufino Barrios en aquella República hermana y el doctor Antonio Lazo Arriaga, que en ese mismo tiempo desempeñaba en aquella República, la Subsecretaría de Educación Pública. De manera que por la intercesión de estos dos hijos de Danlí y por una concesión especial de aquel gobierno hacia la ciudad de Danlí, fue que el destacado Maestro Nufio pudo venir a esta ciudad en el año de 1883.

En este centro educativo laboró con tesón y con métodos modernos hasta el año de 1887. Pero a iniciativa de varios padres de familia fundó en ese mismo año el Liceo El Porvenir, de carácter privado, pero con la autorización del Ministerio de Educación; en el que iniciaron sus estudios varios jóvenes de algunas ciudades cercanas a Danlí y también danlidenses, entre otros, Francisco Valle Cárcamo, que después cursó estudios universitarios en Guatemala, lugar en el que fijó su residencia destacándose como poeta, prosista y en varios cargos que ejerció. Las labores en este Colegio tuvieron una duración de dos años, es decir, hasta 1890.

Después, de 1891 a 1896, Don Pedro se dedicó al arte fotográfico que realizaba con verdadera maestría. Fundó un estudio fotográfico en Danlí que fue famoso.

En 1897 reactivó sus labores educativas; fundó y dirigió un Colegio de segunda enseñanza para la formación de Maestros y Bachilleres en la ciudad de Danlí. Los primeros egresados de este Colegio fueron Salvador Moncada y Gilberto Gamero, como maestros; Modesto Armijo y Ambrosio Ponce como Bachilleres.

En este Colegio fundó un teatro en el que hizo representaciones de buenas obras de autores españoles. Los artistas eran los alumnos de más edad. La celebración de las fiestas cívicas en este Colegio eran famosas y hacían llegar a muchas personas de varias localidades cercanas.

Algunas destacadas señoritas de la ciudad de Danlí, tuvieron la suerte de realizar estudios de Magisterio bajo su acertada dirección, entre otras, Trinidad Gamero, que ejerció esa noble profesión por varios años.

Don Pedro fue dueño de una personalidad polifacética: Maestro de Enseñanza Primaria y Secundaria con especialidad en Física y Química; conocedor perfecto de los idiomas francés e inglés; artista, pues como ya lo dijimos, gustaba de la literatura, de la fotografía en la que se destacó, y también practicó actividades teatrales. Fue un hombre sencillo, bueno y con sentimientos filantrópicos. Su humildad le ganó el nombre de “Maestro Violeta”, que en forma poética le dió nuestro admirado y querido Profesor, el poeta Heliodoro Valle. En resumen, podríamos decir que fue un super-hombre.

Danlí, la hermosa y culta ciudad oriental, fue desde la llegada de Don Pedro Nufio, como un faro de luz que irradiaba por todo Honduras, ya que en su seno albergaba un astro de primera magnitud que fulguraba con destellos propios, floreciendo una cultura jamás existida en nuestra tierra; y por consiguiente, la fama de su preparación hacía afluir a la “ciudad de las colinas” estudiantes de toda edad de las diversas latitudes hondureñas.

En Danlí, Don Pedro formó su propia familia, casándose con la virtuosa Señorita María Gallardo, con la cual procreó cuatro hijos: María, Gustavo, Héctor y Pedro. También formaron parte de su familia las señoritas Marina y Clementina Gallardo, sobrinas de su esposa y asimismo, dió albergue y protección en su hogar a otras personas más.

CARGOS EDUCATIVOS DE DON PEDRO EN TEGUCIGALPA

Don Pedro se traslada a la Capital de la República.

Por su fama de gran educador, el Gobierno de Honduras lo nombró Director de la Escuela de Artes y Oficios y de la Casa de la Moneda en el año de 1902.

Después fue nombrado Director del Instituto Nacional Central de Tegucigalpa, en donde estuvo hasta el año 1905. Aquí se graduaron de maestros los jóvenes Cosme García, Miguel Núñez Casco y Cecilio Colindres Zepeda, (1904) y de Maestros y Bachilleres en 1905, los jóvenes Eusebio Fiallos V., Gregorio Selva, Santos Valladares, José Pérez, Manuel Rovelo Landa y otros, algunos de los cuales siguieron estudios universitarios hasta sacar sus títulos de Abogados.

En 1906, el Presidente de Honduras General Manuel Bonilla fundó la Escuela Normal de Varones, y Don Pedro Nufio fue nombrado para organizar y dirigir este nuevo centro de enseñanza. Un magnífico cuerpo de Profesores, inolvidables, colaboró con él en la tarea de forjar hombres para el futuro cultural de nuestra Honduras.

El Maestro Nufio estuvo al frente de la Escuela Normal de Varones hasta el año de 1915, en que obligado por la enfermedad se retiró del cargo.

Murió el 16 de Mayo de 1916 en la ciudad de Danlí. Su muerte llorada por sus innumerables alumnos, fue considerada como una pérdida nacional, decretándose tres días de duelo con suspensión de labores en toda la Nación.

Tomado del libro “Páginas de Oriente” de Federico González C. El título original del artículo es “Danlí, Don Pedro Nufio y la Cultura Oriental y Nacional”.

Ver también el libro Pedro Nufio: Datos Biográficos y Algunas Anécdotas del Venerado Maestro, disponible para la compra en Amazon.

Biografía de Lucila Gamero de Medina

Por el P.M. Don Roberto Gamero.

Lucila Gamero de Medina

NACIÓ DOÑA LUCILA GAMERO DE MEDINA EN LA CIUDAD DE DANLÍ, EL 12 DE JUNIO DE 1873.

Fueron sus padres el Doctor don Manuel Gamero y Doña Camila de Gamero.

Contrajo matrimonio con el distinguido ciudadano don Gilberto Medina. Sus hijos: Doña Aída Cora Medina viuda de Sevilla y don Gilberto Gustavo Medina, éste ya fallecido.

Tuvo una infancia feliz y fue una niña voluntariosa, llevando siempre la dirección en todos los grupos para hacer travesuras y para hacerles también a todos sus compañeros y a gente de mayor edad una serie de diabluras de su invención.

Desde muy niña comenzó a escribir y estaba en el campo cuando se le vino la idea de pasar al papel sus pensamientos, que la llevaron más tarde a ser la primera novelista del país.

En el siglo pasado, en sus dos últimas décadas, publicó su primera pequeña obra AMELIA MONTIEL y sus novelas ADRIANA y MARGARITA y PÁGINAS DEL CORAZÓN. De las dos primeras no se han podido conseguir ejemplares y la última está publicada en varios números de la Revista del Archivo y Biblioteca Nacionales.

A principios de este siglo publicó su famosa novela BLANCA OLMEDO, que ha hecho llorar especialmente a infinidad de jovencitas. Se publicó una segunda edición en 1933 y una tercera en 1954 y la reciente fue publicada en 1972. Parece que ha habido también ediciones clandestinas.

Sobre esta novela escribió un gran escritor nicaragüense, don Antonio Medrano, lo siguiente:

“BLANCA OLMEDO”. Libro intensamente vivido y sentido. Libro en que la autora ha puesto Alma, Pasión, Dolor… Libro en que palpita el Amor y la Vida, que pasan como meteoros, que se esfuman… Sus páginas no se leen, se devoran, se viven, se sienten, y nuestras lágrimas las hacen inmortales. LUCILA GAMERO DE MEDINA está ya CONSAGRADA POR LA GLORIA.

Posteriormente aparecieron sus novelas AÍDA, EL DOLOR DE AMAR, LA SECRETARIA, AMOR EXÓTICO y BETINA.

La autora dejó de publicar PÉTALOS SUELTOS y PROSAS DIVERSAS, pues ya estaba muy cansada. En seguida le sobrevino la muerte.

Además de ser la primera novelista de Honduras fue la pionera del feminismo en este país. Desde muy joven luchó por los derechos de la mujer y sus frutos se han venido viendo en los últimos tiempos.

Era Doña Lucila miembro de varias asociaciones literarias de Centro América y miembro de la Academia Hondureña de la Lengua.

Ejerció la profesión de medicina con gran acierto, habiendo estudiado bajo la dirección de su padre. Le fue extendido un Diploma de Médica y Cirujana, siendo Decano de la Facultad de Medicina el Doctor Manuel G. Zúñiga.

Su autobiografía fue publicada en la Revista de la Universidad de Honduras, siendo Rector el Dr. Jorge Fidel Durón.

Falleció en Danlí el 23 de Enero de 1964.

Esta biografía fue publicada en Danlí, el 12 de junio de 1973, en el Centenario de su nacimiento.

————
Tomada del libro “Páginas de Oriente” de Federico González.

Biografía de Manuel de Adalid y Gamero


Manuel de Adalid y Gamero

” Nació en Danlí el 8 de febrero de 1872. Era hijo del Doctor Manuel Gamero Idiáquez y de doña Camila Moncada Lazo de Gamero.

De niño mostró grandes aptitudes para la música y la medicina, lo mismo que marcado interés por los estudios científicos. En vista de ésto, sus padres lo enviaron a estudiar a la capital de la República de Guatemala. Estuvo primero en el colegio LA ENSEÑANZA, y después en el INSTITUTO NACIONAL. Al mismo tiempo hizo estudios de música en el Conservatorio Nacional de la misma República. Posteriormente tomó un curso de Armonía con el Profesor Alex Ayel F. Holmes; de Contrapunto, con Deliponti; de Composición, con Cazzati, y de piano y órgano, con Peralta.

” En los años de 1893 a 1894, fue organista de la Iglesia de los Capuchinos en Guatemala, y de 1895 a 1900, en la Iglesia Parroquial de Danlí.

” Su amor a la música lo hizo, en temprana edad, formar en Danlí una Orquesta Eólica, compuesta de un número de veiticinco aficionados al arte de su predilección.

” En 1895, organizó, con este mismo personal y otro nuevo además, una Banda Cívica, todos jóvenes escogidos por él. Esta banda daba conciertos semanales en la ciudad, asimismo prestaba servicios gratuitos tanto en las gestas cívicas como en los actos militares: todo únicamente por amor al arte que ha inmortalizado a muchos grandes músicos. Tanto el repertorio de la orquesta como el de la banda, era compuesto de música selecta.

” Cuando el General Don Terencio Sierra visitó a Danlí en su carácter de Presidente de la República, quedó sorprendido y admirado de encontrarse con un cuerpo de músicos que ejecutaban tan bien, como no había oído otros en toda la República.

” En agradecimiento, y como acto de generosa justicia, dicho Presidente hizo obsequio personal al joven director de Adalid y Gamero, de un instrumental nuevo propio para Banda. Desgraciadamente, este instrumental desapareció por completo en los saqueos que hacen las fuerzas armadas en nuestras guerras intestinas.

” De 1915 a 1924 y de 1929 a 1932, fue Director General de las Bandas Militares de la República de Honduras y Director de los Supremos Poderes de Tegucigalpa.

” De 1929 a 1932, fue Profesor de Teoría y Armonía Musical y fundador y Director de la Escuela de Músicos Mayores, que tan excelentes resultados dió, formando elementos capacitados que hoy acreditan a Honduras.

” Escribió muchos artículos sobre teoría y práctica musical, y es autor del folleto “El Arte de Dirigir” (1921).

” Entre otras distinciones de que fue objeto figuran el haber sido nombrado Presidente de la Asociación de Músicos de Tegucigalpa, 1924; miembro Honorario de la Asociación de Cultura Musical, Costa Rica, C.A., y otras que por el momento no recordamos.

” Recibió Medalla de Plata en la Exposición de Panamá – Pacífico; medalla de Oro de la Colonia Italiana, Tegucigalpa; y Medalla de Oro de la Escuela de Músicos Mayores de Tegucigalpa.

” Sus numerosas composiciones musicales incluyen varias marchas, mazurcas, polkas y valses para Orquesta y Banda Militar. De éstas, hacemos memoria de las siguientes:

VALSES: Serenata de Copelia, Hada de Amor, Manola, La Garza del Ulúa, Barcarola, Por Tí, Rosas de Otoño, Voces de la Tarde. Remembranzas Hondureñas y otras más. MARCHAS: Los Héroes, Marcha de Saffo, Los Coroneles, Patrulla Joven, Guambuco, Los Jardines de Danlí, Mañana de Primavera en Washington, Soldados del Aire, Canto a Honduras (Himno), Bolero Danlideño, Los Funerales de un Conejito (Marcha Fúnebre), Suita Tropical, Una Noche en Honduras (Intermezzo Sinfónico) Danza di Bacco, La muerte del Bardo (Trío para violín, violencelo y arpa). POLKAS: Stella Matutina y otras.

” La mayor parte de estas composiciones no son conocidas en Honduras; unas de ellas fueron y son ejecutadas en Estados Unidos. La SUITA TROPICAL fue ejecutada con gran éxito en Sevilla, España, en un concurso de bandas que hubo en aquella ciudad; el poema sinfónico “LOS FUNERALES DE UN CONEJITO” lo tocó por primera vez la United Orchestra de Washington, en 1936.

ORQUESTRÓFONO: Concibió la idea de un órgano de cañuelas que reprodujera con la mayor fidelidad posible las voces y el timbre de los diferentes instrumentos de la orquesta, y después de varios años de estudio y de pruebas, vió realizada en parte su idea, al hacer construir en Estados Unidos un instrumento al que llamó ORQUESTRÓFONO. Siguió empeñado en perfeccionar su invento e hizo construir tres instrumentos más, cada uno de los cuales superaba a los anteriores; su mente de artista, siempre con ideas de mejoramiento, tenía proyectado y concebido mejoras importantes para su orquestrófono, mejoras que la muerte le impidió llevar a cabo.

” Tanto en Honduras como en Nicaragua ejerció en diferentes ocasiones la profesión de Ingeniero.

” Durante la administración del General Miguel R. Dávila desempeñó, en Puerto Cortés, la Gerencia del Ferrocarril Interocéanico, nombre que él le cambió por el de Ferrocarril Nacional, el cual conserva desde aquella fecha.

” Fue director de la Escuela Primaria de Danlí, y Profesor de varias asignaturas en el Colegio de Segunda Enseñanza que en la misma ciudad dirigió el notable pedagogo Don Pedro Nufio.

” Con un grupo de colaboradores aficionados a las letras, fundó y redactó EL PILOTO, semanario que durante algún tiempo se publicó en Danlí, bajo la dirección de Don Pedro Nufio.

” Sus artículos científicos, históricos y literarios y sobre música y otras artes, son tan numerosos que sería largo enumerarlos en una biografía escrita tan a la ligera como ésta.

” Tuvo como compañera de su vida a la virtuosa señorita SOFÍA UGARTE, quien no sólo fue una amantísima esposa, sino también una gran admiradora de las capacidades intelectuales de su marido.

” Guatemala, Nicaragua y Estados Unidos, son los países que visitó. En cada uno de ellos estuvo varios años, y muy de paso en Canadá.

” El Profesor de Adalid y Gamero falleció en Tegucigalpa, el 29 de Marzo de 1947, y conforme a sus deseos, fue conducido su cadáver a su ciudad natal, Danlí, y sepultado en el cementerio de su familia, en donde descansa al lado de los suyos, ya desaparecidos.

—————-
Tomado del libro “Páginas de Oriente”, de Federico González, quién a su vez lo tomó del libro “Cien Valores Humanos de la Cultura de Centro América y Panamá”. El título original del artículo es “Resumen de los Datos Biográficos del Músico, Ingeniero y Profesor Don Manuel de Adalid y Gamero”.

Canciones de Danlí


Iglesia Catedral “Inmaculada Concepción” de Danlí.

Del CD “Danlí, sus Poetas y Cantores” he elegido cinco canciones que considero emblemáticas de esta ciudad. Canciones con las cuales muchos danlidenses estamos familiarizados, o deberíamos estarlo.

Las dos primeras son casi como himnos populares de esta ciudad, por la manera en que la celebran. “El Jamastreño” nos cuenta la historia de un humilde campesino que viene todos los días de Jamastrán a Danlí. “Visita Villa Ahumada” celebra la belleza y candor de las estudiantes de esa Institución de Señoritas, que en su tiempo fue famosa por reunir las muchachas más bellas de Honduras, pero que ahora se ha convertido en una institución mixta, perdiendo algo de aquel prestigio de antaño. Las cuatro canciones celebran la belleza de la mujer danlidense.

“Voces de la Tarde” es una bella canción de cuna de tradición barroca. Su autor, Manuel de Adalid y Gamero, fue director de la mítica Banda de los Supremos Poderes.

Chequen el audio aquí.

El CD completo lo pueden pedir a Radio Providencia de Danlí.

Mi Danlí
Voces de Honduras
Luis Mamilio Rodas

Rodeado de colinas se encuentra mi Danlí
a quien yo quiero tanto, por eso canto así
Su cerro San Cristobal, su piedra de Apagüiz
envueltos en leyendas vigilan noche y día
a mi ciudad Danlí…

Tienes mujeres tan hermosas como una linda rosa
en un bello jardín.
Ellas, que son tan primorosas, también muy amorosas
adornan tu vergel.
Lloro cuando de tí me alejo, y añoro mi regreso
con ansias y pasión.
Oh, mi Danlí, cuanto te quiero
con todo el sentimiento, cantando esta canción
te doy mi corazón.

Lloro cuando de tí me alejo, y añoro mi regreso
con ansias y pasión.
Oh, mi Danlí, cuanto te quiero
con todo el sentimiento, cantando esta canción
te doy mi corazón.
Mi Danlí, mi Danlí.

Danlí, Tierra Mía
Los Sáhilas
José A. Umanzor

Danlí, ciudad de las colinas
pedacito de tierra, de tierra querida
en donde yo nací
Aunque me vaya lejos muy lejos
y aunque pasen los años, ciudad de las colinas
yo te recordaré.
Tu Jamastrán, con sus grandes maizales
también sus tabacales, tabaco que en el mundo
siempre será el mejor.
Y tus mujeres, con sus labios de fuego
mujeres que se entregan, con alma y corazón.
Óyeme tú, si vienes a Danlí
y si eres extranjero, y por allí soltero
aquí en Danlí te quedarás.

Y tus mujeres, con sus labios de fuego
mujeres que se entregan con alma y corazón.
Óyeme tú, si vienes a Danlí
y si eres extranjero, y por allí soltero
aquí en Danlí te quedarás, te quedarás
te quedarás…

El Jamastreño
Los Bohemios
José A. Umanzor

Vengo desde Jamastrán a la ciudad de Danlí
Para llenar de alegría a mi triste corazón
Con gran pesar he dejado, en el rancho a mi mujer
Pues casi nunca me alejo de mi único querer.
Cuando yo llego al mercado con mi cumbito de chicha
para vender mi maíz y mi carga de frijoles
ya cuando estoy en el pueblo y veo una india hermosa
me olvido de la pobreza que dejé en aquella choza.

Vengo desde Jamastrán a la ciudad de Danlí
Para llenar de alegría a mi triste corazón
Con gran pesar he dejado, en el rancho a mi mujer
Pues casi nunca me alejo de mi único querer.
Cuando yo llego al mercado con mi cumbito de chicha
para vender mi maíz y mi carga de frijoles
ya cuando estoy en el pueblo y veo una india hermosa
me olvido de la pobreza que dejé en aquella choza
ya cuando estoy en el pueblo y veo una india hermosa
me olvido de la pobreza que dejé en aquella choza.

Visita Villa Ahumada
Los Sáhilas
José A. Umanzor

Cuando vengas a Danlí
llégate hasta Villa Ahumada
en donde sí encontrarás muchachas para elegir
ya verás tú mi compay, que musas más adoradas
y después tú me dirás que son muy enamoradas.
Allí tú encontrarás sampedranas y teleñas,
de Ceiba y Tegucigalpa, Comayagua y Choluteca
De Islas de la Bahía, Santa Bárbara y Colinas
De Ocotepeque y Progreso, Olancho y El Paraíso
corteñas y de Danlí, y de toda nuestra Honduras

Si te dicen que te quieren no lo vayas a creer
pues ellas son muy bonitas pero muy ilusionadas
y si dejas una novia tú tienes que regresar
a las fiestas y veladas para poderla besar.

Voces de la Tarde
Voces Danlidenses
Manuel de Adalid y Gamero

Dice la campana con su clara voz
que de los afanes la hora terminó
sobre la alta sierra ocultóse el sol
y las aves cantan al día un adiós
flota en el ambiente un místico rumor
es que de los niños se eleva la oración.
Ven da un beso a tu madre, que siempre pide a Dios
que de dicha te colme y te de su bendición.
Duerme mi bien, duerme mi amor
duerme pedazo de mi corazón.
Junto a tu cuna velaré yo
y velará el ángel que te envía Dios
Ya de la noche, negro crespo
montes y valles, todo cubrió
y en la fuente veo del astro el fulgor
ya de la campana se ciñó la voz
ya de los afanes la hora terminó.

Romance de la Ciudad de Danlí

Por Jorge Federico Travieso.

DANLÍ, para que la guarden
tiene cuarenta colinas,
firmes de pinos al hombro
y banderas de neblina;
cuando DANLÍ se despierta
le cantan con voces finas
un himno de trinos altos
en flautas y mandolinas.

DANLÍ tiene cielo azul
llenito de serafines.
Las iglesias los persiguen
con las torres para arriba,
y cuando dan en el blanco
caen sobre las colinas
los serafines heridos
hechos crepúsculos lilas.

Ciudad de los abolengos,
bien fundada y bien crecida,
un llanto de valses rotos,
te acarician las mejillas
y un apego de blasones
y romances con hombría
te sueña de España antigua
y te baila de cuadrillas.

Ciudad donde la pobreza
juega con la jerarquía
un damero de peones
coronados y vencidos;
en que brilla como nunca
ganadora la hidalguía
sobre frentes ruborosas
y ancianitas de mantilla

¡Ah, ciudad de mis amores!
Cuando la muerte me mire
será por los ojos claros
de tus cuarenta colinas;
más no te diré en qué brazos
pues camino de venida
traía mi corazón
en tres rodajas partido.

DANLÍ de mis ensoñares,
Danlí de las serranías,
Danlí de gallos sonámbulos
y de vacas sin esquila,
fresco de rosas abiertas
y loco de golondrinas,
divino de tres amores
en mi corazón partido.

Espera, espérame, espérame
que ya regreso, en seguida,
para decir un “te quiero”
por el resto de mi vida
un “te quiero” de cristal
en que estarás comprendida
tú, la de mis ensoñares.
¡Mi ciudad de las colinas!

Tomado del libro “Páginas de Oriente” de Federico González C.