Archivo de la categoría: ideología economica

¿Hay más democracia en Honduras?

Se dice que hay más democracia en Honduras, debido a los avances en el proceso electoral.

Ahora hay voto domiciliario, antes la gente de las aldeas tenía que trasladarse a la ciudad para votar.

Ahora hay elecciones primarias, antes los candidatos presidenciales se elegían en las convenciones del partido.

Antes los candidatos a diputados y alcaldes se elegían “por el arrastre” de los candidatos presidenciales, ahora hay voto separado para alcaldes y diputados. Se puede “cruzar el voto” y ver la foto de cada candidato.

Antes la gente votaba por tradición política familiar, ahora la gente está más abierta a votar por el que creen que es mejor candidato.

Hemos cambiado para mejorar. ¿Verdad?

No es tan sencillo.

El voto domiciliario favorece el fraude al hacer más difícil la vigilancia en aldeas y caseríos.

Las elecciones internas resultan muy costosas, se produce mayor contaminación visual y auditiva debido al aumento de la propaganda política.

El aumento de la propaganda política aumenta el costo de una candidatura, volviendo a los candidatos más vulnerables a la manipulación de los grupos de poder económico y a la temible influencia del narcotráfico.

La gente vota por una imagen publicitaria, en vez de una hoja de vida. Muchos candidatos son desconocidos para la mayoría de las personas. Es difícil tomar una decisión informada.

Al votar por los que se perciben como más buenos, guapos o simpáticos, se pierde de vista el hecho de que es necesario comparar ideas y programas de gobierno.

No hemos avanzado en la democracia, hemos retrocedido.

Para que haya una mayor democracia es necesario una mayor delegación de poder al ciudadano común, una mayor descentralización. En esto consiste el verdadero “poder ciudadano”, no en un eslogan vacío. Esta es una tarea que queda pendiente.

Artículo relacionado

Democracia en Honduras

¿Qué pasó con la descentralización?

Una de las promesas olvidadas de Mel en su discurso de toma de posesión fue la de descentralizar el Estado. Después de todo, este parece ser el concepto del “Poder Ciudadano”.

En mi opinión, este era el único concepto rescatable de su improvisado discurso.

Ocurrió todo lo contrario, en vez de empoderar al ciudadano común, Mel se endiosó a sí mismo. En vez de delegar más poder a otros, se quejó de que no tenía suficiente poder. Y al parecer cuatro años le parecen pocos.

En Honduras ha existido la costumbre de concertar con los sectores interesados las medidas que los afectan. El diálogo ha sido el respiradero que ha sorteado las crisis políticas que afectaron a otros países centroamericanos.

Mel ha rechazado esta sana costumbre, y cree que el país se puede gobernar como quien jinetea un caballo. Mel es como un quijote, que en su afán de buscar justicia comete torpes desmadres.

Si quieres ver sufrir a un vivo, ponle a un tonto atrás, reza un refrán hondureño. Y Mel tiene sufriendo a la gente sensata con sus múltiples locuras.

¿Clonar a Mel?

A juicio de Milton Jiménez Puerto, Mel ha logrado descentralizar el gobierno al trasladarse constantemente a diferentes partes del país.

Al parecer Milton Jiménez no entiende que descentralizar significa delegar el poder, pasar del centro a la periferia.

Suponiendo que pudiéramos crear muchos clones de Mel, y colocar uno en cada ciudad de Honduras, para que la dirija, no habríamos creado más descentralización, ¡Tendríamos una dictadura de pesadilla!

La desaparición de COHDEFOR

COHDEFOR desapareció recientemente1, sin que se hayan socializado las razones que llevaron a esta decisión por parte de las autoridades.

COHDEFOR se caracterizó por ser un foco de corrupción, pero no solo eso. El enfoque que adoptó del asunto forestal, viendo a los bosques solo como una fuente de madera, ha quedado obsoleto, como obsoleto ha quedado su enfoque de planificación central autoritaria. Hoy en día se prefiere darle más participación a la comunidad local en las decisiones sobre los asuntos que le afectan.

Este ha sido un triunfo de la sociedad civil organizada, y se espera un mejor manejo del tema forestal, que incluya también la variable ambiental y turística.

El nombre de la nueva institución que suplantará a COHDEFOR es Instituto de Conservación y Desarrollo Forestal (ICF).

—————-

[1] Ver nota Hoy deja de existir la Cohdefor.

ALBA

Si no fuera por la indiscreción de Hugo Chávez en la reciente celebración del aniversario de la revolución sandinista en Nicaragua, no sabríamos que Mel ya nos tiene incluidos como país miembro observador del ALBA.

¿Qué pasó con el “poder ciudadano”? Yo creía que consistía en consultarles a los ciudadanos antes de tomar desiciones.

De todas maneras, este asunto del ALBA hay que estudiarlo. Tampoco se debe rechazar a priori por que proceda de Hugo Chávez. Confieso que el señor Hugo Chávez no goza de mi simpatía, pero este asunto del ALBA tiene algo de sentido. La concepción del ALBA me parece más avanzada y realista que el rancio neoliberalismo, que ha fracasado estrepitosamente.

Uno esperaría ver en los periódicos mayor información sobre el ALBA, pero veo que esta brilla por su ausencia. Sólo se nos dice que hay empresarios muy importantes que están en contra.

Pero el pueblo debería de examinarlo para dar su dictamen.

¿Qué pasó con la libertad de expresión?

Al parecer no existe, cuando los dueños de los medios buscan defender sus intereses de empresariales de grupo antes que el bienestar de la población.

Chequen este documento:

¿Qué es la Alternativa Bolivariana para América Latina y El Caribe?

Libre Mercado

Ante las amenazas del Congreso de aplicar un congelamiento de precios, hay sectores que acuden a la gastada retórica del libre mercado.

Leo en El Heraldo que un tal Santiago ruiz, presidente de la federación de agricultores y ganaderos (FENAGH) dijo hoy que por principio de libre mercado no se puede congelar los precios, y por ello recomienda que no se haga populismo con temas tan delicados.

En el nombre del libre mercado se justifica que haya gente que muera de hambre. Esta excusa no les va a funcionar.

Considerando que la Economía hoy por hoy es una pseudociencia, mal pueden los hondureños dejarse impresionar por la retórica del libre mercado.

El libre mercado no existe en Honduras ni en ninguna parte. El bien común está por encima de los intereses mezquinos de los comerciantes.

Las curvas de oferta y demanda pueden invertir sus pendientes y nunca crear una optimización del bienestar de la sociedad.

Es correcto que los pobres demanden un mejor trato.