Archivo de la categoría: pepe lobo

Oradores Políticos Hondureños

Por: Pedro Salinas Navarro

Cuando se trata de personas que disertan ante un auditorio, siempre ronda en los pasillos populares una mala apreciación al decir: “Fulano o zutano” no ocupa papelitos para hablar en público. ¡Es gallo para improvisar!

Pero a decir verdad, improvisar no es hablar sin soporte de referencia, desde mi punto de vista, el que improvisa y lo hace bien, se apoya en lecturas, textos o incluso en discursos previamente leídos, lo cual lo hace más suelto de palabra “lógica y coherente”. Pero aquel que se para en un estrado y dice lo primero que se le viene en gana, ¡no es improvisado, sino un valiente!

Seguramente se ha leído y escuchado sobre todo de aquellos ya peinan canas, que en Honduras existió un amplio grupo de conspicuos ciudadanos que sabían cómo tratar de manera exquisita el castellano. Personajes como: Marco Aurelio Soto, Ramón Rosa, Policarpo Bonilla, Álvaro Contreras, Modesto Rodas Alvarado y Ramón Villeda Morales entre otros. Eran brillantes (Unos mejores que otros, claro) pero encantaban, eran grandes motivadores y encendedores de masas, electrizantes, pujantes y altamente carismáticos.

Existen y existieron también personajes políticos de otros países latinoamericanos, que sinceramente es un placer escucharles, más allá de su estilo, ideología política, filosófica o doctrinal. Lo que envuelve es la manera de captar la atención. Sus discursos están vigentes. Personajes como: Jorge Eliezer Gaitán (Colombia), Alan García (Perú), Fidel Castro (Cuba), Ernesto “Che” Guevara (Argentina), Hugo Chávez (Venezuela), Mario Vargas Llosa (Perú), Luis Donaldo Colosio (México), Luis Carlos Galán (Colombia), Raúl Ricardo Alfonsín (Argentina), entre otros.

A mi edad, (ya pasaditas las tres décadas) he visto y presenciado algunos “tamagases” más que discursos en el país, prácticamente desde el año 1997 hasta la fecha (tiempo en que adquirimos un poco de conciencia en estos temas).

Nuestros políticos básicamente “las dos últimas generaciones” como “oradores”, han dejado mucho desear, digo esto, porque los que saben de historia política, siempre rememoran los pasillos del ayer, haciendo alusión a los personajes antes mencionados.

En su auge como oradores constantes, figuras como: Rafael Pineda (QDDG) y Oswaldo Ramos, no eran excelsos, pero para decir algo, Pineda tenía dominio escénico y voz recia envolvente, y en el caso de Ramos su discurso era florido.

Presidentes como: Roberto Suazo Córdova y José Azcona, la verdad no se dice casi nada de ellos como oradores, más que eran de contenido lineal, sencillo y llano, con esquemas folklóricos en el caso de Suazo. Pero, lo triste es, que ni esperanzas existen de ver o escuchar sus actuaciones de aquellas épocas en videos o audios.

1. Rafael Leonardo Callejas (Nacionalista 1990-1994)

Por suerte he visto recién unos videos de sus mejores años como político, en su campaña de (1989) El poseía un discurso enérgico, fluido de palabra, de voz alzada que por la emoción vibrante la perdía por momentos. Discurso desarrollado casi siempre en la emotividad y coherente en la estructura de su contenido. Contenido que era de crítica permanente a sus oponentes de aquel entonces.

2. Carlos Roberto Reina (Liberal 1994-1998)

Sinceramente no recuerdo alguno de sus discursos, y no hay material vigente o al menos accesible para verle u escucharlo. Pero volviendo al “me cuentan” dicen que su fuerte estaba en la retórica y en la improvisación con buen suceso y de contenido superfluo. Lo que si recuerdo, es que poseía una voz bastante modulada.

3. Carlos Roberto Flores (Liberal 1998-2002)

Él es un político con gesticulaciones pronunciadas, (se expresa con las manos) marcando muy bien sus pausas. Es levemente emotivo pero casi siempre intenso, ilusionista en gran medida su contenido. Poseedor de una voz melódica, y por momentos su estilo descansa en lo poético.

Los más recientes

Desde mi óptica ha sido el grupo de políticos menos dotados con este recurso.

1. Ricardo Maduro (Nacionalista 2002-2006)

Un líder con un discurso común, se comunicaba con su masa partidaria casi como cualquier plática de amigos. Prácticamente enmarcado en tecnicismos financieros, muy sencillo y sin contenido oral atrayente.

2. José Manuel Zelaya (Libertad y Refundación 2006-2010)

Es un político de voz recia y amplia, mesurado en ciertos momentos. Su discurso duerme en el populismo envuelto con frases dominantes, carece siempre de guión alguno. Además, entra en la distracción y al mismo tiempo navega en “la jocosidad”. “Mel” es un experto en el entretenimiento masivo, apoyándose en herramientas estrictamente folclóricas.

3. José Porfirio Lobo (Nacionalista 2010-2014)

“PP”, de voz templada y contenido plano. Sus discursos políticos se hacían sentir con fuerza, pero sinceramente expresaba poco o nada. Además no contaba con solvencia lírica para llamar la atención. De estilo campechano, jocoso y de corte populista.

4. Juan Orlando Hernández. (Nacionalista 2014- 2018)

El actual presidente es un político de voz fuerte de aceptada tonalidad, siempre y cuando navegue en tonos no exacerbados, porque en espacios intermitentes tiende a perder el control por su excesiva emotividad. Su discurso descansa en las comparaciones, de argumento confrontativo y extenso, de contenido llano y muy repetitivo.

En conclusión la proyección de la oratoria hondureña se vislumbra poco optimista, ya que a nuestros políticos se le olvida, que la oratoria es parte esencial de una figura pública, más cuando se pretende alcanzar cimeras posiciones en la estructura pública del país.

Para casi todos, el creer hacerlo bien, ya es suficiente.


Extenso

(Poema)

La vida renueva su magia al llorar de la nada, y presiona
El botón de las viejas costumbres, para mermar la humedad.
¿Que sueña el que sueños ha cumplido?, ¿El que ha dormido
Sin temor a la profundidad? ¿Y sin temor a nadar en lo perdido?

Miles de sueños rotos por el filo de una noche,
Tirados al vacío que esconde su nombre, manchando su cielo,
De viejos, de ligeros sueños que devoraron mi juventud,
Sagacidad sin preguntar, sin temor de mentirle a la verdad.

El tiempo se ha escurrido, y las gotas
Mojan con júbilo el cristal, se inhibe lo silente del camino,
Se prestan a volver, y los titanes apetitos, que no
Fueron atrás vencidos, hoy quieren florecer.

Déjame cruzar y estar de ese lado, aun
Sabiendo, que al volver las huellas se habrán borrado,
Que habré sido hechizo, para atar tus pies al suelo,
Ya así la miel derramará cada gota lentamente.

Volveré a la locura añorada, al trastorno que sigila 
El futuro, prendiendo el horizonte a mis ojos tibios,
Envolviendo el deseo que en tu lecho ha sucumbido,
¡Atrás de ti princesa!.. Atrás de ti, mi luz quedó encendida,
Y tras tu caída, quedo un peñón; con sus alas extendidas.

Pedro Salinas Navarro
Honduras C.A. 14/03/2015
DR

La conspiración de Pepe Lobo

Dicen los blanquitos que la conspiración chavista contra Honduras continúa, que la crisis política no ha terminado.

Que aunque la resistencia chavista ha adversado públicamente al presidente Lobo, la realidad es que Porfirio Lobo es un agente encubierto de Hugo Chávez.

Hugo Chávez, con astucia satánica, mueve las piezas de ajedrez de la política hondureña, y esta vez pretende entrar por la puerta de atrás para apoderarse de Honduras. Lo que Chávez no logró con Mel lo pretende lograr con Lobo.

Pepe Lobo, siendo joven, fue enviado a la universidad Patricio Lumumba en Rusia, y trabajó con grupos comunistas de derechos humanos, esto explica la simpatía de Lobo por el chavismo, por que todo el mundo sabe que el comunismo y el chavismo son lo mismo.

(Los derechos humanos son invento de los comunistas, los derechos humanos siempre defienden a los delincuentes y no a las víctimas de los delincuentes).

Pepe Lobo, al igual que Mel Zelaya, se infiltró en un partido de derecha para subvertirlo desde adentro. Pepe Lobo no es nacionalista, es comunista, sus hechos lo demuestran.

Pepe Lobo, siendo candidato, prometió que no iba a promover una Constituyente, al igual que lo hizo Zelaya, pero ahora la está promoviendo. Siempre mantuvo una postura ambigua, sin decir claramente si fue golpe de Estado o no lo ocurrido el 28 de junio del 2009, pero ya en la presidencia, una vez dijo en España que lo que sucedió en Honduras fue un golpe de Estado.

Esto lo califica claramente como un comunista, ya que solo los comunistas andan diciendo que lo sucedido el 28 de junio del 2009 en Honduras fue un golpe de Estado. En realidad, debe ser obvio para todos hondureños que lo sucedido ese día fue una gloriosa sucesión presidencial del héroe nacional Roberto Micheletti.

La primera acción de Pepe Lobo como presidente fue sacar a Mel Zelaya por medio de un salvoconducto. Con esta acción Pepe Lobo se convirtió en cómplice del delicuente Zelaya.

Otro acto de traición a la Patria fue el haber decretado la amnistía política a favor de Mel Zelaya y sus secuaces. Esta amnistía política no aplica, ya que según el artículo 239 de la constitución, los funcionarios que promueven la reelección presidencial quedan inhabililitados de ejercer cualquier cargo público por diez años, pero una amnistía política deja sin efecto tal artículo en la práctica.

Pepe Lobo ha dicho muchas veces que él apoya la reelección presidencial, por lo que él ha hecho más méritos para ser derrocado que Zelaya mismo.

Lobo presionó al Poder Judicial para que anulara los juicios de Zelaya. Este es otro delito por el que Lobo debe de pagar. Si Pepe Lobo no hubiera presionado a la Corte Suprema estos delitos nunca hubieran sido anulados. La anulación de estos juicios es absolutamente ilegal.

Después de haber entregado la soberanía del país en manos de Chávez, Pepe Lobo decide negociar con Chávez el retorno de Honduras a la OEA. Además del acuerdo de Cartagena, Lobo adoptó en secreto el compromiso de entregar el país en manos de Chávez. Prueba de ello es la promoción de la Constituyente que está haciendo Lobo, cuando ya está demostrado que promover una Constituyente es algo completamente ilegal.

El promover una Constituyente sólo puede tener el objetivo de promover la reelección presidencial, es obvio que Pepe Lobo se quiere quedar en el poder, aunque lo niegue repetidas veces.

Es necesario activar el proceso de otra sucesión presidencial para detenerlo. Pero esta vez la situación será más difícil, ya que cuenta con el apoyo del Congreso y el Poder Judicial. Sólo nos queda esperar que los militares cumplan el deber que les establece la Constitución.

Problemas con esta historia

Si no fuera por las implicaciones para el país, esta historia me parecería hasta divertida, pero veo con preocupación que hay mucha gente que la cree.

No hay ninguna evidencia de que Pepe Lobo sea un agente chavista. No hay ninguna evidencia que el Poder Judicial haya actuado bajo presión. No hay ninguna evidencia de que Pepe Lobo quiera quedarse en el poder.

Pepe Lobo no es otro Mel. Pepe Lobo no está haciendo lo mismo que Mel. Pepe Lobo ha gestionado para que haya un marco legal con el que se pueda consultar al pueblo; al contrario de Mel, que quería hacer consultas electorales sin seguir los procedimientos legales.

Pepe Lobo no está promoviendo una Constituyente, sino que está abriendo el camino para que se pueda consultar sobre una Constituyente. El pueblo es el que decidirá si quiere o no una nueva constitución. No hay que tenerle miedo al pueblo.

Honduras no podrá desarrollarse si cada tres o cuatro años se dan golpes de Estado (o sucesiones constitucionales, tanto monta).

A un año del gobierno del Presidente Lobo

El presidente Porfirio Lobo
Presidente Porfirio Lobo

Entre los logros del gobierno de Porfirio Lobo se encuentra haber logrado estabilizar la economía de Honduras después de las secuelas de la crisis política del 2009. Haber logrado el reconocimiento de su gobierno de parte de muchas naciones, después de lo que se percibió erróneamente como un GOLPE DE ESTADO es un paso muy importante.

Este año 2011, la administración Lobo empezó con pie derecho, impulsando importantes proyectos de desarrollo, como ser las ciudades modelo, y los proyectos hidroeléctricos situados en el río Patuca, y los de Jicatuyo y los Llanitos. También inauguró el proyecto de energía eólica del Cerro de Hula.

Lo malo de la administración Lobo es como ha venido manejando el tema político. Después de haber logrado que el Congreso decretara una amnistía para los delitos políticos cometidos en el 2009, Lobo ha porfiado porque el señor Manuel Zelaya goce de una impunidad total, en todos los delitos comunes que se le imputan. Esta injerencia en los asuntos del Poder Judicial lo deja muy mal parado entre los que en Honduras desean que haya un mayor respeto a la ley. La principal causante de la crisis política del 2009 fue el abierto irrespeto al orden jurídico del señor Zelaya, y el presidente Lobo parece no haber aprendido esa lección.

La porfía del presidente Porfirio Lobo en sacar a colación el tema de reelección produce desasosiego entre un sector de la población, ya que se dice que por pretender aprobar la reelección es que el presidente Zelaya fue derrocado. Uno pensaría que un tema que causa tanto nerviosismo debería ser abandonado, pero eso no es lo que piensa el presidente Lobo.

Las reformas del artículo 5 de la Constitución, que permiten la posibilidad de que la población sea consultada sobre el tema de la reelección pone nerviosos a muchos. Más de alguno se pregunta, si el presidente Lobo está deseando seguir los pasos de Zelaya, cuando en su afán por impulsar la “cuarta urna” fue expulsado del poder.

Porfirio Lobo asegura que el pueblo hondureño le dio un mandato en las urnas, para que luchara por la paz y la reconciliación. Pero el mandatario tiene una extraña idea de lo que significa la reconciliación. Él cree, al parecer, que la reconciliación implica pasar sobre el sistema jurídico y la separación de poderes, con tal de favorecer a la facción de Zelaya. Lobo cree que puede apaciguar a los grupos que acuerpan a Zelaya luchando por agradarlos, pero las reacciones de estos grupos, tanto en el plano nacional como internacional demuestran todo lo contrario. Esta complacencia con el zelayismo intransigente lo hace lucir débil ante los ojos de muchos hondureños.

Más preocupante es, el hecho de haber entregado el Instituto Nacional Agrario en manos de un zelayista, César Ham, que al parecer ha utilizado su posición para agravar el conflicto agrario del Bajo Aguan en vez de solucionarlo. Pero el presidente Lobo se niega a destituir este ministro, debido a distorsionada idea de lo que significa la “reconciliación nacional” a la que él identifica como una repartición de cargos en el gobierno.

También se le critica al presidente Lobo por haber creado la nueva Secretaría de Derechos Humanos, en tiempos de crisis económica, cuando el Estado no puede darse el lujo de crear más burocracia. Pero el presidente Lobo lo hizo, porque él cree que con este nuevo ministerio va a lograr apaciguar a los organismos de derechos humanos, que han hecho eco de las difamaciones contra Honduras en este tema.

Un caso muy condenado por la opinión pública fue el haber despojado de la ciudadanía al señor Federico Álvarez, un ciudadano naturalizado de origen costarricence, quién se destacó por la crítica que hacía contra el gobierno de Lobo en el diario La Tribuna. La opinión pública interpretó esta acción como un atentado contra la libertad de expresión. El gobierno aduce que el señor Federico Álvarez no tenía su documentación de naturalización en regla.

A pesar de su clara preferencia por favorecer a los que simpatizan con el ex presidente Zelaya, y por denigrar a los que lo adversan, el presidente Porfirio Lobo gusta de pensar en sí mismo como un político moderado, alejado de los extremismos de izquierda y derecha. Pero la verdad es que, a pesar de provenir de un partido históricamente conservador como lo es el Partido Nacional, el presidente Lobo tiene una clara tendencia de izquierda, lo que deja un tanto perpleja a la vieja guardia del Partido Nacional.

Ojalá que en el 2011, el presidente Lobo se concentre en los proyectos de desarrollo del país, y vaya dejando relegado el tema Zelaya y la reelección. Ya se ha hecho demasiado para apaciguar a los enemigos de Honduras.

Respuesta a objeciones contra las ciudades modelo

El tema de las ciudades modelo es uno de los temas más candentes del momento en Honduras. Veamos algunas de las objeciones más comunes, y mis respuestas a las mismas:

“Charter City” significa “ciudad concesionada”, esto significa que la ciudad se dará en concesión a un gobierno extranjero.
Falso. La palabra charter se refiere al estatuto fundacional de la ciudad, similar a lo que se sería la escritura de constitución de una empresa.

Con las ciudades modelos se está entregando la soberanía de Honduras. Se está vendiendo al país.
No se está entregando la soberanía. En ninguna parte del dictamen actualmente discusión en el Congreso está implicada tal cosa. Lo que se está proponiendo son regiones especiales de desarrollo con una administración autónoma, con sus propias leyes, pero siempre dependiendo del Estado de Honduras. El territorio en el que se cree la ciudad modelo seguirá siendo hondureño, aunque se regirá bajo diferentes reglas, las cuales serán aprobadas por el Congreso Nacional.

Lo que el economista Paul Romer propone es entregar el territorio nacional a una potencia extranjera.
Como Romer habla mucho de el ejemplo de Hong Kong, que primero estuvo bajo dominio inglés, algunas personas han interpretado que lo que Romer propone es una especia de neocolonialismo. Esto es falso. Es cierto que él tiene una propuesta de que uno o varios estados sean garantes de que se cumpla los términos acordados sobre la ciudad modelo, pero esto no implica la venta de soberanía. Un garante extranjero no es necesario en el modelo de Romer. Lo básico para él es que haya buenas reglas que permitan la afluencia de la inversión.

Las ciudades modelo implican crear un estado dentro de otro estado. Esto es algo inaceptable. Esto es falso, porque la región especial estará regida por una autoridad nombrada por el gobierno central.

¿Porque no creamos un país modelo en vez de una ciudad modelo?
Por que es más fácil empezar de cero en nuevo territorio que tratar de cambiar el orden ya existente. Los cambios radicales producen una fuerte resistencia en contra, tanto de los intereses creados como de los reclamos populares. Resulta mucho más fácil y rápido crear una región especial en la que podremos experimentar un nuevo modelo que cambiar el que ya existe.

Las ciudades modelo no existen en ningún país del mundo.
La ciudad china de Shenzhen puede verse como un ejemplo exitoso de la ciudad modelo propuesta por Romer, y un modelo aproximado de lo que se piensa aplicar en Honduras. China decidió experimentar con las regiones especiales de desarrollo, con reglas diferentes al resto del territorio, obteniendo un éxito rotundo.

Otros proyectos de desarrollo que se intentaron en Honduras fracasaron. Lo más seguro es que este también fracasará. En Honduras ningún proyecto de desarrollo funciona.
Hay que valorar a cada proyecto según sus propios méritos. Si hacemos las cosas bien obtendremos resultados satisfactorios. Los hondureños no están por debajo de los demás seres humanos. Si queremos impulsar el desarrollo de Honduras lo podremos hacer tomando las medidas adecuadas.

La ciudades modelo van contra la ley y la Constitución.
Por eso se busca reformar las leyes, para que las regiones especiales sean legales.

No debemos modificar la constitución para hacer la ciudad modelo, porque por intentar cambiar la constitución derrocaron a Manuel Zelaya.
No es ilegal cambiar la Constitución si para ello se siguen los pasos que la constitución misma establece.

Con su propuesta de las ciudades modelo el presidente Lobo nos está diciendo que Honduras es un Estado fallido. Eso es algo inaceptable.
Un Estado fallido se da cuando no hay un gobierno que funcione. En Honduras sí funciona el gobierno, hay un Estado constituido por tres poderes.

No confío en el presidente Lobo ni en el Partido Nacional.
Este es un proyecto de Estado, para el beneficio de Honduras, no para el beneficio de un mandatario ni de un partido político. La confianza en el proyecto estará respaldada por su marco legal, no por la voluntad de individuos particulares.

Hay muchas preguntas sin respuesta. ¿Quienes financiarán la ciudad modelo? ¿Qué dimensiones tendrá? ¿Cual será su sistema de gobierno? ¿Qué se producirá allí? ¿Cuanto tardará su construcción? etc. Mientras estas preguntas no sean contestadas detalladamente la propuesta de la ciudad modelo no es más que un timo a los ciudadanos por parte del gobierno.
Los detalles se pueden ir resolviendo en el camino. Lo importante ahora es ofrecer un marco legal para que los inversionistas tengan incentivos para invertir.

La ciudad modelo será un fortín de oro rodeado de cinturones de miseria.
De la ciudad modelo saldrán fuentes de empleo que actualmente no existen, por lo que se reducirá la miseria.

La ciudad modelo será financiada por narcotraficantes, que la usarán como base de sus operaciones, sin que la ley los alcance.
Esto no sucederá, por que el gobierno, que mantiene su soberanía sobre la ciudad modelo, no lo permitiría.

No podemos permitir que Paul Romer nos use de conejillos de india para su experimento social.
La ciudad modelo no se hace para complacer a Paul Romer, sino para beneficiar a los hondureños.

La ciudad modelo será un lugar en el que dominará el capitalismo salvaje.
A nadie se le obligará a residir en la ciudad modelo contra su voluntad. Si a usted no le gusta el ‘capitalismo salvaje’ siempre tendrá la opción de ir a otra parte, pero no intente impedir que otros compatriotas tengan más opciones de donde elegir.

Las ciudades modelo serán un refugio para que los golpistas escapen de sus crímenes.
La ciudad modelo no brindará inmunidad contra ningún tipo de delitos, por que no es un estado indepediente.

Las ciudades modelo servirán para evadir impuestos.
En las ciudades modelo se cobrarán impuestos, y se pagarán impuestos al gobierno central.

Las ciudades modelo implican la venta de territorio hondureño a extranjeros, lo cual es prohibido por el artículo 107 de la constitución.
Lo que prohibe el artículo 107 es la venta de territorio a extranjeros dentro de la franja costera. Una ciudad modelo no necesariamente tiene que construirse en una zona costera, y aunque lo fuera, es posible salvar este obstáculo alquilando la tierra en vez de venderla.

La ley de la ciudad modelo se está aprobando muy rápido. Hay que darle más tiempo de reflexión al asunto. Tanta prisa despierta sospechas.
La prisa está justificada, porque si no se aprueba la ley en esta legislatura tendremos que esperar un año más para hacerlo, porque se trata de una reforma constitucional, y no es correcto hacer esperar al desarrollo de Honduras. Es preciso tener el marco legal ya, los detalles se pueden discutir después. La idea central de las ciudades modelos es bien sencilla y no se necesita pensarlo mucho.

Las ciudades modelos solo funcionan en regímenes comunistas, que usan mano de obra forzada.
Nadie será obligado a trabajar en una ciudad modelo.

Pepe Lobo está loco.
Pepe Lobo no se ha inventado esta propuesta, hay muchas personas cuerdas que la apoyamos.

No se puede atraer la inversión en Honduras mientras esté en el poder un régimen militar producto de un golpe de Estado.
En un Honduras no existe un régimen militar, sino un gobierno civil, con la clásica separación en tres poderes.

El decreto de Ciudad Modelo (Regiones Especiales de Desarrollo) Dictamen

EL CONGRESO NACIONAL:

CONSIDERANDO: Que es deber del Estado asegurar una sociedad política, económica y socialmente justa que afirme la nacionalidad y propicie las condiciones para la plena realización del hombre, como persona humana, dentro de la justicia, la libertad, la seguridad, la estabilidad, el pluralismo, la paz, la democracia representativa y el bien común.

CONSIDERANDO: Que la reducción de la pobreza y la marginalidad es posible lograrlo creando nuevas oportunidades de empleo, educación y salud al pueblo hondureño, en condiciones de sostenibilidad económica y ambiental.

CONSIDERANDO: Que en la historia reciente de la humanidad algunas sociedades tan pobres como la nuestra han creado las condiciones para crecer aceleradamente convirtiéndose en sociedades desarrolladas y más equitativas mediante la adopción de modelos de gestión pública que descansan en el otorgamiento de altos grados de autonomía a ciertas regiones del país.

CONSIDERANDO: Que es necesario adoptar esos modelos de gestión para permitir al país competir en mejores condiciones y acelerar el cumplimiento de las metas del Plan de Nación.

Por tanto:

Decreta:

Artículo 1.– Reformar los Artículos 304 y 329 de la Constitución de la República los cuales se leerán de la siguiente manera:

Artículo 304.- Corresponde a los órganos jurisdiccionales aplicar las leyes a casos concretos, juzgar y ejecutar lo juzgado. En ningún tiempo podrán crearse órganos jurisdiccionales de excepción. Se exceptúan de esta disposición, los fueros jurisdiccionales de las Regiones Especiales de Desarrollo. Los jueces de estos fueros serán nombrados por el Congreso Nacional por mayoría calificada de las dos terceras partes de la totalidad de sus miembros, a propuesta de las autoridades de la Administración de la Región Especial de Desarrollo de que se trate.

Artículo 329.- El Estado promueve el desarrollo integral en lo económico y social, que estará sujeto a una planificación estratégica. La Ley regulará el sistema y proceso de planificación con la participación de los Poderes del Estado y las organizaciones políticas, económicas y sociales, debidamente representadas.

Para realizar la función de promoción del desarrollo económico y social, y complementar las acciones de los demás agentes de este desarrollo, el Estado, con visión a mediano y largo plazo, diseñará concertadamente con la sociedad hondureña una planificación contentiva de los objetivos precisos y los medios y mecanismos para alcanzarlos.

Los planes de desarrollo de mediano y largo plazo incluirán políticas y programas estratégicos que garanticen la continuidad de su ejecución desde su concepción y aprobación, hasta su conclusión.
El Plan de Nación, los planes de desarrollo integral y los programas incorporados en los mismos serán de obligatorio cumplimiento para los gobiernos sucesivos.

Regiones Especiales de Desarrollo (RED)

El Estado establecerá Regiones Especiales de Desarrollo, las mismas son entes creados con el propósito de acelerar la adopción de tecnologías que permitan producir y prestar servicios con un alto valor agregado, en un ambiente estable, con reglas transparentes capaces de captar la inversión nacional y extranjera que se requieren para crecer aceleradamente, crear los empleos que se necesitan para reducir las desigualdades sociales, dotar a la población de los servicios de educación, salud, seguridad pública y la infraestructura necesaria que permita una mejora real en las condiciones de vida de la región.

Los sistemas que se instituyan en las Regiones Especiales de Desarrollo deben ser fijados por un Estatuto Constitucional aprobado por el Congreso Nacional con una mayoría calificada de dos terceras partes de la totalidad de sus miembros. Una vez promulgado ese Estatuto Constitucional sólo podrá ser modificado, reformado, interpretado o derogado con la misma mayoría antes indicada, previo referéndum a los ciudadanos que habiten la Región Especial de Desarrollo de que se trate.

Las Regiones Especiales de Desarrollo tienen personalidad jurídica, deben contar con su propio sistema de administración pública, emitir su propia normativa legal que deberá ser aprobada o improbada por el Congreso Nacional por mayoría simple de la totalidad de sus miembros, deben contar con su propio fuero jurisdiccional de conformidad a lo dispuesto en el artículo 304 de esta Constitución, pueden firmar tratados y convenios internacionales en temas relacionados con el comercio y cooperación en materias de su competencia, mismos que deben ser ratificados por el Congreso Nacional; y, tendrán las atribuciones contenidas en los Artículos 15 párrafo final y 297 de esta Constitución.

Las Regiones Especiales de Desarrollo se consideran de naturaleza urbana.

En las materias de presupuesto, impuestos, recaudación, administración de tasas y tributos, así como la celebración de todo tipo de contratos que se extiendan al siguiente período de gobierno y contratar sus propias deudas internas o externas siempre que sean sin el aval del Estado de Honduras serán reguladas de conformidad a lo que se disponga en su Estatuto Constitucional. Al momento de su creación deberá garantizarse que se respete todo lo dispuesto en los artículos 12 y 13 de esta Constitución.

Las Regiones Especiales de Desarrollo están sujetas al Gobierno Nacional en todos los temas relacionados a soberanía, defensa nacional, relaciones exteriores, temas electorales, emisión de documentos de identidad y pasaportes.

Artículo 2.- El presente decreto deberá ser publicado en el Diario Oficial “La Gaceta” debiendo ratificarse por la subsiguiente legislatura ordinaria.

Dado en la Ciudad de Tegucigalpa, Municipio del Distrito Central, en el salón de convenciones del Hotel Plaza Juan Carlos a los ____días del mes de Enero Dos Mil Once.

Juan Orlando Hernández Alvarado


Presidente


Rigoberto Chang Castillo Gladis Aurora López Calderón


Secretario Secretaria

Ciudades modelo, según Paul Rommer

Paul Romer es un economista de la Universidad de Stanford que se ha destacado por sus aportes a la teoría económica del desarrollo. Después de escribir varios artículos a finales de los 80’s, Paul Romer dejó la investigación académica para dedicarse a su propia empresa, y ahora él enfoca sus energías en promover su proyecto de Charter Cities.

Luego de un viaje a Estados Unidos, el presidente Lobo y el presidente del Congreso vinieron entusiasmados apoyando las ideas de Romer en Honduras. Y no es para menos. Esta es la oportunidad dorada del desarrollo para Honduras.

La idea esencial de Paul Romer sobre la ciudad modelo es sencilla. La base del desarrollo no es la tecnología por sí misma, ni el conocimiento, son las buenas normas, las buenas reglas expresadas en leyes y costumbres que permiten canalizar la energía creativa de las personas. La causa del subdesarrollo de países como Honduras son las malas leyes que no incentivan la inversión que podría sacar adelante el país.

Por lo que la solución obvia es cambiar las leyes, cambiar las reglas del juego, y todo lo demás vendrá por añadidura.

Sin embargo no es tan sencillo. Los cambios profundos generan una enorme resistencia de los intereses creados y de los reclamos populares.

La solución de Romer es crear una ciudad desde cero en un territorio inhabitado, y proveerla de buenas normas desde el principio, de buenas leyes que incentiven la inversión y la creatividad. Así evitamos la tentaciones autoritarias, el gobierno no tendrá que imponer nada por la fuerza, a nadie se le obligará a que vaya a una ciudad modelo.

A Romer le gusta poner el ejemplo del problema de la electricidad en la República de Guinea, donde los jóvenes tienen que estudiar bajo la luz del alumbrado público por la noche, porque no tienen electricidad en sus casas. Esto se debe, según él, a las malas políticas del gobierno, que establece un precio tan bajo para la electricidad que hace perder dinero a la firma que la provee por cada unidad vendida, por lo que no hay incentivo alguno para conectar a más usuarios. Cuando el presidente de Guinea intentó cambiar está situación tuvo que retroceder ante la presión de las empresas y consumidores acostumbrados a pagar tarifas bajas. En contraste, las compañías de celulares no tiene esta restricción, por lo que hay jóvenes que no tienen energía eléctrica en sus casas que sí tienen celulares.

La solución para este dilema es darle más opciones al pueblo, y más opciones a los líderes, y la ciudad modelo es el instrumento que nos permite darle más opciones a ambos. En vez de arremeter de frente contra la resistencia al cambio simplemente la evadimos.

A mucha gente le preocupa que con las charter cities se esté entregando territorio nacional a potencias extranjeras o inversionistas privados, sin embargo, tal cosa no es necesaria en el modelo que propone Romer. Siguiendo el ejemplo de la ciudad de Shenzen en China, Honduras misma podría poner las nuevas reglas del juego para la ciudad modelo, aunque otros pongan la plata. Sin embargo, el tener a un país o una empresa fuerte que nos patrocine puede traer más credibilidad al proyecto, una credibilidad que quizá el país no tenga por sí mismo.

El tema de la soberanía nacional es bastante sensible, y debe ser manejado con cuidado, sin olvidar que el fin último del Estado es la persona humana, según la doctrina del humanismo cristiano que pregona el presidente Lobo. No debemos cerrarnos tercamente en contra de un proyecto que puede beneficiar a miles de compatriotas en nombre de un patriotismo mal entendido. Los verdaderos patriotas buscan beneficiar a su patria, y sin duda esta es una oportunidad única para levantar la calidad de vida de muchos hondureños.

Hay quienes proponen que en la ciudad charter se apliquen las mismas leyes que en el resto del territorio, para preservar la legalidad y no mancillar la soberanía nacional. Pero esto no tiene sentido. El propósito de las charter cities es proveer de mejores reglas, normas o leyes de las que ya pueden ser aplicadas en el resto del territorio nacional. Si no cambiamos las reglas del juego no habrá manera de atraer la masiva inversión nacional y extranjera que impulsará el desarrollo. Si las leyes y el sistema de gobierno hondureño fuera el mejor no habría ninguna necesidad de crear ciudades modelo.

Mis predicciones del 2011 para Honduras

Después de haberme equivocado el año pasado con predicciones muy optimistas para el 2010, este año inclino la balanza para el lado contrario en mis predicciones del 2011, habiendo visto ya las funestas tendencias del gobierno de Lobo Sosa. Tengan en cuenta que no soy un adivino profesional, y que la santera Marina Guifarro estuvo mucho más acertada en sus predicciones para el 2010. Lamentable, ella ya no está con nosotros para iluminarlos sobre lo que el futuro nos depara.

Estas son mis predicciones para el 2011 en Honduras:

  • Manuel Zelaya volverá a Honduras, después de las gestiones exitosas de Pepe Lobo para garantizarle total impunidad.
  • Honduras seguirá sin poder reincorporarse a la OEA, a pesar de todos los esfuerzos de Lobo por quedar bien con los que lo adversan. La OEA seguirá pidiendo más condiciones arbitrarias al país, con el fin de que Honduras se doblegue al chavismo.
  • Hugo Chávez seguirá consolidando su dictadura en Venezuela, con el beneplácito de la OEA.
  • Las conclusiones de la Comisión de la Verdad serán favorables a los intereses zelayistas.
  • Lobo Sosa declarará abiertamente que lo sucedido en el 2009 en Honduras fue un golpe de Estado, y pedirá la instalación de una Asamblea Constituyente.
  • Manuel Zelaya seguirá protagonizando disturbios en las calles de Honduras, promoviendo la Asamblea Constituyente.
  • Obtener una recomendación de Mel Zelaya será una manera segura de obtener un puesto en el régimen de Lobo Sosa.
  • El régimen de Lobo seguirá quitando la ciudadanía a hondureños naturalizados. Federico Álvarez será expulsado del país.
  • Pepe Lobo y Juan Orlando Hernández incrementarán su retórica anti-empresarial y populista.
  • El gabinete de Lobo Sosa se nutrirá de más funcionarios afines al zelayismo. Romeo Vásquez será destituido de su puesto de gerente de Hondutel, por “golpista”.
  • Un grupo de la llamada Resistencia oficializará un nuevo partido político. Los llamados “liberales en resistencia” lograrán consolidar un movimiento interno dentro del Partido Liberal.
  • Lobo Sosa logrará su propósito de doblarle el brazo al Poder Judicial, destituyendo funcionarios que a su criterio “participaron en el golpe de Estado”.
  • Aumentará la influencia del narcotráfico y el crimen organizado en Honduras, disparando los índices de violencia.
  • El conflicto en el Bajo Aguán se recrudecerá en vez de solucionarse. César Ham continuará como ministro del INA, recibiendo instrucciones de Mel Zelaya.
  • Aparecerán más medios de comunicación zelayistas financiados por el chavismo y el narcotráfico.
  • Se incrementarán los daños provocados por las lluvias en Honduras.
  • El equipo Olimpia volverá a perder el campeonato.

Pepe Lobo es un lacayo de Mel Zelaya

Pepe Lobo ha demostrado con sus palabras y acciones que él simpatiza más con la causa de Manuel Zelaya que con los propósitos de quienes los adversan, a pesar de la campaña internacional que quisiera sugerir lo contrario. Y no sólo simpatiza Lobo con Zelaya, sino que para él, los intereses de Zelaya están por encima de los intereses nacionales. Aunque él alegue que todo lo que hace por Zelaya lo hace porque quiere hacer retornar a Honduras a la OEA.

Después del digno papel de Roberto Micheletti defendiendo el orgullo nacional ante una comunidad internacional incomprensiva que denunció como golpe de Estado la legítima defensa de Honduras ante las pretensiones expansionistas del imperialismo chavista representado por Mel Zelaya, a Pepe Lobo le quedó grande la camisa de presidente de Honduras.

Pepe Lobo es indigno de ser llamado presidente de Honduras. Pepe Lobo vende barato el país a sus enemigos. Pepe Lobo ofrece todo sin pedir ninguna garantía a cambio. No había sido juramentado aún como presidente cuando ya se había comprometido a dejar libre a Mel Zelaya, enemigo jurado del Estado de Honduras. A cambio de eso, el presidente Leonel Fernández de la República Dominicana se comprometía a apoyar a Lobo en gestiones para el reconocimiento internacional de su gobierno. La realidad es que estas promesas quedaron en nada, y el gobierno de Lobo sigue sin se reconocido por varios países de América.

Pepe Lobo, antes de asumir el poder, gestionó para que Juan Orlando Hernández, un incondicional suyo, asumiera la presidencia del Congreso Nacional, porque era su deseo tener un Congreso sumiso que no le hiciera oposición. Pepe Lobo buscó desde el principio concentrar en forma anti-democrática el poder en sus manos.

Con un Congreso dominado por una mayoría nacionalista aplastante, conocida como la “aplanadora azul”, Lobo consiguió la amnistía para los delitos políticos de Zelaya. Esto se hizo en forma apresurada, sin echar mano del diálogo para tomar una decisión tan importante.

Mientras durante la crisis política del 2009 Lobo insistía en la necesidad del diálogo entre las partes enfrentadas, siendo ya presidente se complace en ejercer un torpe autoritarismo rural, muy parecido al de Zelaya, y solo habla de diálogo para favorecer las pretensiones zelayistas de convocar a una Constituyente.

Su primer acción importante como presidente de la República, en la toma de posesión del 27 de enero del 2010, fue firmar la amnistía para los delitos políticos de Zelaya y sus secuaces, creyendo ingenuamente que con eso ganaría el favor de los países chavistas para regresar a la OEA. Y su segundo desacierto fue proporcionar un salvoconducto para que Zelaya pudiera evadir la justicia hondureña, escoltando personalmente a Zelaya en su trayecto de la embajada brasileña hasta el aeropuerto para que ninguna autoridad se atreviera a capturarlo.

Evidentemente, Lobo cometió una ilegalidad al facilitar el escape de Zelaya, cuando lo correcto hubiera sido ofrecerle asilo político. Pero Lobo se cree intocable, y no tiene temor de cometer ilegalidades, confiando en que el país ya no puede soportar los efectos de otra destitución presidencial. Es de de lamentar que las primeras acciones de Lobo hayan llenado de vergüenza a la hondureñidad violando la ley que en ese mismo día prometió cumplir.

Lo irónico es que después de haber dejado escapar tan fácilmente a Zelaya, ahora no haya como hacer para lograr que regrese, bajo las presiones de la “comunidad internacional” que pone el regreso de Zelaya con total impunidad como una de las condiciones para normalizar plenamente sus relaciones con Honduras. Por eso Pepe Lobo insistió durante todo este año que quería favorecer el regreso de Zelaya, garantizándole que no iría a la cárcel y que podría defenderse en libertad.

Estas declaraciones de Lobo constituyen un claro desafío a la independencia del Poder Judicial. Y en el colmo de su servilismo hacia Zelaya, Lobo se ofreció a ir personalmente a traerlo de República Dominicana a Honduras, para garantizarle que nadie lo va a capturar. Aunque Pepe Lobo bien sabe que no le corresponde a él decidir sobre la suerte de Zelaya, sino al Poder Judicial. Será el juez encargado de dirigir el juicio de Zelaya cuando él venga el que decidirá si Mel puede defenderse en libertad o no.

Pese a todos los esfuerzos de Lobo para que Zelaya goce de impunidad, Mel no hace más que tratar con desprecio a su fiel servidor Lobo. Zelaya sigue desconociendo todo el estamento jurídico del Estado de Honduras, alegando que hubo un golpe de Estado que anuló toda legalidad. Y esa es su excusa para no dar cuenta de sus delitos. Tanto servilismo de parte de Pepe Lobo disminuye la auto-estima nacional, que estuvo muy en alto en la gestión de Micheletti.

Pepe Lobo dice: “No quiero ver preso ni a Zelaya ni a los militares”. Insinuando así que los militares fueron culpables de un golpe de Estado. De hecho, en España dijo muy orondo que lo que sucedió en Honduras “fue un golpe”. Con este tipo de declaraciones Pepe Lobo le da la razón a sus enemigos que quieren deslegitimar su gobierno. En su afán de quedar bien con Mel se desprestigia a sí mismo y de paso desprestigia al pueblo hondureño que lo apoyó con su voto.

Otro desacierto de Lobo fue su gestión para nombrar unos defensores de oficio para Zelaya, que lo defiendan, a pesar del rechazo de Mel a someterse a un sistema legal que él desconoce. Esta aberración jurídica que busca la impunidad de Zelaya no hace más que provocar comentarios hirientes del supuesto beneficiado.

También resulta preocupante la inseguridad jurídica provocada por el problema agrario en el Bajo Aguán, en la que el ministro zelayista del INA, César Ham, atiza el fuego del conflicto en vez de buscarle una solución legal, y a todo esto Lobo se rehúsa a destituirlo.

Ante toda esta actuación deplorable de Lobo, resultan naturales las críticas de los hondureños preocupados, a las que Lobo responde con desparpajo, acusando a los que lo adversan de ser extremistas que se oponen a la reconciliación nacional.

Lobo ha cometido la grosería de quitarle la ciudadanía hondureña a Federico Álvarez, un hondureño naturalizado que lo ha criticado por sus desaciertos. El ministro de gobernación, Áfrico Madrid, argumentó falazmente que por ser ciudadano naturalizado no tenía derecho a participar en política y que las críticas que Álvarez hacía desde su columna en La Tribuna eran una injerencia política de parte de un extranjero. Lo cual es falso. Todo hondureño naturalizado tiene los mismos derechos que un hondureño de nacimiento, a excepción de poder aspirar a la presidencia.

Al quitarle la ciudadanía a Federico Álvarez el gobierno de Lobo ha cometido un grave atentado contra la libertad de expresión en Honduras, actuando vengativamente, en contra de su promesa de buscar la reconciliación nacional. Y ante la lluvia de críticas que como es natural le vinieron por esta acción, el arrogante Lobo, en vez de rectificar, amenaza con quitarle la ciudadanía a más hondureños naturalizados, asegurando tener una lista de cinco individuos más a los que se le quitará su ciudadanía.

Y mientras tanto, la prensa chavista-zelayista sigue arremetiendo contra el gobierno de Lobo, fabricando en su contra escandalosas acusaciones de violaciones de los derechos humanos que ni ellos mismos se creen. De nada servirá la reciente creación de una Secretaría de Derechos Humanos para parar la avalancha de denuncias sin fundamento, mientras la máquina internacional de propaganda chavista siga trabajando a todo vapor para desprestigiar a Honduras

Pese al servilismo de Lobo, Honduras sigue fuera de la OEA. De nada sirvió ir más allá de lo pactado en el tratado Tegucigalpa–San José, porque la “comunidad internacional” sigue inventando más condiciones para aceptar a Honduras como un miembro con plenos derechos en el concierto de las naciones. Los chavistas no perdonan que Honduras se les haya escapado de las manos y no descansarán hasta tenerla de nuevo bajo su control.

Los temores de la derecha hondureña

Lo que impulsó el derrocamiento de Zelaya fue el miedo, el miedo de que se convirtiera en un dictador chavista. Este miedo le dio fuerza al gobierno interino para soportar la enorme presión internacional en su contra.

Pero ahora, ese miedo cobra factura cuando impide actuar en una forma racional ante los desafíos que enfrenta el país.

Las acciones del presidente Lobo son comparadas con las que tomó Zelaya en su tiempo, y al hallar cualquier parecido se procede a sonar las alarmas. Que si Zelaya era autoritario, y Pepe también tiene inclinaciones autoritarias, eso significa que van de la mano por el mismo camino del chavismo.

Si Mel Zelaya se enfrentó a la Corte Suprema de Justicia en el asunto de la cuarta urna, y Pepe Lobo hace algo parecido con el asunto del Canal 8, eso quiere decir que Pepe va por el mismo camino de Mel, y merece el mismo castigo. Así razonan, con extraordinario simplismo.

Como la OEA y la ONU condenaron lo que entendieron como un golpe de Estado en Honduras, hay militantes de derecha que rechazan por principio cualquier ayuda en temas de justicia y derechos humanos que venga de estas organizaciones. Como si no existiera impunidad en Honduras, como si el sistema de justicia fuera super-eficiente que no necesita ser perfeccionado, como si no hubieran violaciones a los derechos humanos en Honduras: así actúan los chauvinistas hondureños, por una mera reacción emocional contra los que consideran enemigos suyos, viendo conspiraciones de izquierda donde no las hay.

Honduras no se puede aislar del mundo permanentemente. Honduras necesita de las ayudas internacionales para financiar su presupuesto, por lo que tiene que ceder en algo ante otros países, aunque se hiera el orgullo de los chauvinistas.

Sobre el Bajo Aguán, dicen que Pepe Lobo está expropiándole las tierras a Miguel Facussé, a pesar de que no se ha emitido ningún decreto de expropiación. No piensan que tal vez Pepe no quiere solucionar el asunto de invasiones mandando a la policía para no producir una masacre y una espiral de violencia, y por eso buscó una solución negociada.

Sobre el Canal 8, el gobierno no le ha expropiado nada a Teleúnsa, solo se procederá a hacer una migración de frecuencia para el canal que ésta había solicitado. Esto no es la primera vez que se hace, por lo que no tiene que causar ningún escándalo. Todas las frecuencias que el Estado asigna le pertenecen a él mismo, quién solo las da en concesión a quien estime conveniente, por lo que no tiene sentido hablar de “expropiación de frecuencias”.

Sobre la Secretaría de Derechos Humanos, no hay nada malo en principio con tener tal ministerio. Pero hay quienes ya se están imaginando que esta sería usada en forma vengativa por los zelayistas, y por eso se oponen a ella.

La cultura de la sospecha, la cultura del miedo, el miedo a la sombra de Zelaya, es lo que está cultivando la torpe derecha de este país. Se reacciona en base al miedo, y no en base a la razón.

Así como la izquierda zelayista carece de un planteamiento teórico que la guíe en su accionar, y se basa en puras consignas, así también a la derecha hondureña le hace falta reflexión, y no atina a establecer sus metas y prioridades. Por que no tiene sentido estar hablando de derrocar a Pepe —como algunos lo hacen— por temas que les producen inquietud, pero que no son determinantes, como el asunto del Canal 8.

No es sabio rechazar ayudas para Honduras por los temores infundados de una supuesta conspiración izquierdista para desestabilizar al país. Si viene una Comisión contra la Impunidad de la ONU, hay que darle la bienvenida. Para cualquier cosa que nos pidan, hay que hacer una análisis de costo/beneficio y actuar racionalmente, no basándonos en prejuicios.

UnoAmérica critica al presidente Lobo

La desinformación se usa en todas las tendencias políticas.

Si ayer la izquierda hablaba horrores de la situación de derechos humanos en Honduras, ahora la organización derechista UnoAmérica incurre en falsedades al denunciar la situación política en Honduras.

Para el caso, este comunicado condena al presidente Lobo de Honduras, ya que según ellos:

  1. Pidió públicamente que la Corte revocase la sentencia mediante la cual se destituyeron jueces controlados por el ex presidente Manuel Zelaya.
  2. Aceptó unilateralmente el documento de la OEA donde -en contra de lo establecido en la Constitución hondureña- se solicita moratoria para los juicios que existen contra Zelaya.
  3. Confiscó un canal privado, para dárselo al Estado, tal como hizo Hugo Chávez en Venezuela con RCTV.
  4. Confiscó a la empresa privada miles de hectáreas cultivadas de palma africana; al igual que lo hace Chávez a diario.

Los dos últimos enunciados son obviamente falsos para todo el que sigue la actualidad hondureña.

El presidente Lobo no ha confiscado ningún canal. Fue el Congreso el que emitió una petición a Conatel —el ente del Estado encargado de las telecomunicaciones— para que hiciera una migración de la frecuencia asignada a la empresa Teleunsa, propiedad del empresario Elías Asfura.

Tampoco ha expropiado el gobierno miles de hectáreas cultivadas. Lo que sucede en la región del Bajo Aguán es una invasión de campesinos a los terrenos del señor Miguel Facussé. Como alternativa a un desalojo violento que produjera una espiral de violencia —con sus respectivas denuncias de los organismos de derechos humanos— el gobierno de Lobo ayudó a lograr un acuerdo entre los invasores y el señor Facussé. Sin embargo, hasta la fecha el problema no se ha resuelto. Lo que no quiere decir que el gobierno haya expropiado por la fuerza estos terrenos, al estilo del presidente Hugo Chávez de Venezuela.

Es cierto que el presidente Lobo pidió la restitución de los jueces zelayistas, pero no logró imponer su voluntad. Un informe de la OEA sobre la situación en Honduras en el gobierno de Lobo fue aclamado como “positivo” por el Canciller de la República, en unas declaraciones que hay que interpretar según el lenguaje diplomático, pero no recibió una aprobación oficial de parte de ningún poder del Estado.

Yo le sugeriría a los señores de UnoAmérica que enfríen un poco su furor ideológico y traten de apegarse a la verdad.