Eduardo Bähr

Nació en Tela (1940) Autor de Fotografía del Peñasco. Tegucigalpa, 1969. El Cuento de la Guerra, Tegucigalpa, 1973, Mazapán, Tegucigalpa 1981. Guerra a la Guerra (en colaboración con Roque Dalton). Tegucigalpa, 1982. En opinión de Manuel Salinas, Bahr y Julio Escoto “se sitúan en la vanguardia de la nueva narrativa hondureña al romper definitivamente con los esquemas tradicionales del cuento criollista… Su libro, El Cuento de la Guerra es quizás el más importante del nuevo cuento hondureño, tanto por el enriquecimiento técnico como por los temas que plantea. Además es el primer tratamiento serio que literariamente se realiza del problema de la guerra hondu-salvadoreña. “Premio Nacional Arturo Martínez Galindo” en 1971. Actualmente escribe una novela: El animalero y los cuentos de los demás; El diablillo Achis (cuentos infantiles) (1991). Para Helen Umaña “no puede evadir los transfondos amargos en la visión de la realidad, la abierta o solapada ironía, las atmósferas kafkianas o las fotografías del absurdo… La visión general que Eduardo Bahr tiene del país es la de un gigantesco absurdo… En sus cuentos nada es producto de la precipitación o de la espontaneidad. Hay estudio y fecunda asimilación de lo realizado en otras latitudes. No hay imitación burda, sino un creativo logro que incorpora a la cuentística hondureña diferentes técnicas narrativas, patrimonio de la literatura de nuestra época. Fotografía del Peñasco, preparó con dignidad, no solo el camino para el cuento de la guerra, sino también, el camino para los cuentistas de las generaciones posteriores”.

Galardonado por el Gobierno de Chile con la Medalla Gabriela Mistral, la más alta distinción que ese país otorga a intelectuales extranjeros. Además de narrador es actor de cine y teatro, crítico de arte, teatro y literatura. Parte de su obra ha sido traducida al alemán, inglés, francés, polaco, holandés y ucraniano. Para Roberto Castillo “Eduardo Bahr maneja el absurdo con verdadera maestría”.

Tomado de “Diccionario de Escritores Hondureños” de Mario R. Argueta.