El Sisimite

Por: Javier Durón Padilla

Según se cuenta, el sisimite es un animal parecido a un mono, su cara es como la de una persona, vive en las montañas y es muy enamorado, dicen que si encuentra a una muchacha que le guste, se la lleva y se pierde para no volver jamás. En todos los relatos que se cuentan se dice que procrea un hijo, que es el que más tarde le da muerte.

Su mayor peculiaridad es que sus pies son al revés, o sea que los dedos los tiene atrás y el talón adelante.

Al sisimite se le ha visto después de una quema, ya que al parecer le agrada comer ceniza caliente y oler los troncos de los árboles recién quemados, aunque es vegetariano. Al igual que el SIPE, el cual es de menor estatura, vive en las espesuras de la Montaña de la Flor. Si camina para adelante deja las huellas como si fuera caminando para atrás, y si camina para atrás, deja su rastro como si fuera para adelante.

Dicen que en cierta ocasión vivían dos hermanas con la abuela que las cuidaba. Un día la abuela fue a hacer un mandado, diciéndoles a las muchachas que no salieran, pero una de ellas desobedecía, saliendo a buscar unos mangos, mientras que la otra se quedó haciendo el oficio.

Se llegó la noche y la muchacha no regresaba, por lo que la abuela alarmada, reunió a la gente de la aldea para que le ayudaran a buscar a su nieta.

Cuentan que nunca la encontraron, pero hallaron por todo el monte pares de huellas al revés que llegaban juntas a la cima de un cerro. Por eso dijeron que había sido el sisimite come ceniza que se había llevado a la muchacha para siempre.

Tomado del Libro Leyendas, Azoros y Relatos de mi Pueblo de Javier Durón Padilla. Editorial Hibueras. 2005.

Un pensamiento en “El Sisimite

Los comentarios están cerrados.